Empodera tu Feminidad



Las circunstancias, las demandas, las exigencias de esta nueva era de lo instantáneo, lo urgente, ha llevado a que muchas mujeres sobre todo las que ya tienen la responsabilidad de sus hijos se olviden, descuiden, maltraten su cuerpo, su mente y a veces hasta su aspecto espiritual.

En un mundo donde predominan características masculinas como el lograr éxitos, acumular posesiones, escalar puestos, competir por un lugar dentro de una organización o de un ámbito, buscar la igualdad en muchos aspectos se ha perdido el verdadero sentido de que la voz femenina y de las características que SOLO ELLAS POSEEN.

En la antigüedad se les respetaba como seres divinos, se les asociaba con una fuerza extraordinaria que alimentaba el espíritu masculino también, se les dignificaba como diosas, muchas de estas características son las que se deben recuperar y alzar la voz para que sean vistas, pero sobre todo ACTUAR DE ACUERDO A ELLAS.

¿Qué se puede hacer para que esa parte femenina tan mágica y única renazca en las mujeres?

  1. Reconoce tus señales de estrés. Muchos sabemos aunque no lo queramos aceptar cuando estamos estresados, sin embargo, por el simple hecho de ser mamá y tener responsabilidades no te das el permiso de aceptarlo. ¿Cuales son algunas de esas señales?: tensión, tristeza extrema (depresión), falta de memoria, poca concentración, aumento de consumo de cigarro o alcohol, dificultad de tomar decisiones, distracciones, comer impulsivamente, enojo o irritabilidad, por mencionar los más comunes.

  2. Date tiempo de tener placer. Asociamos muchas el placer con temas de comida o sexuales, sin embargo aún cuando esas dos categorías si nos darían placer, existen muchas otras que son más simples, generan de igual manera hormonas positivas (endorfinas, prolactina, estrógenos) y son más fáciles de realizar aún cuando te justifiques diciendo que no tienes tiempo, ¿Cuáles son algunas de ellas?: cierra los ojos y escucha por 3-5 minutos música que te ponga en paz (sonidos de la naturaleza, música clásica, o alguna meditación corta), de igual manera busca un espacio en silencio respira con ojos cerrados (esto es para evitar distracciones) toca tu corazón con ambas manos y escucha tus respiraciones hazlas cada vez más profundas, lleva un diario de lo que estas sintiendo y escribe tanto lo negativo (catarsis) como lo positivo (motivación) la reflexión que hagas de tus momentos te ayudará a revivir emociones y a desechar lo que estés arrastrando; date una vuelta en algún parque o lugar con más naturaleza lleva una música tranquila o si es un lugar con tranquilo simplemente escucha el sonido de pájaros o el silencio, abraza un árbol conecta con la energía de la madre tierra, cómprate unas flores y ponlas en tu oficina o en tu recámara y escribe a ti misma 3 palabra de aliento.

  3. Conecta con tu esencia femenina. Como mujer tienes cualidades intrínsecas de tu género que te hacen única y no tienes porque adoptar comportamientos masculinos o intentar cosas que cualquier hombre hace para demostrar lo que vales o lo que te mereces. Ser mujer es parte de un potencial de amor impresionante donde tienen un acceso más directo al portal de un amor infinito que les dio esa capacidad de poder formar otro ser humano, el amor que te demuestres a ti misma como mujer es el mejor ejemplo y alimento que puedes tener para tu autoestima y felicidad, además de que das el ejemplo a otras mujeres de como liberar esas capacidades sin necesidad de competir.

  4. Une tus fuerzas con tus hermanas. Esto no significa crea un movimiento feminista donde se ataque la parte masculina o se entre en una lucha de poderes que lo único que genera es un circulo vicioso de energía negativa, ambos géneros por naturaleza son diferentes, fisiológicamente, emocional, y espiritualmente por ello se trata mas bien de hacer más fuerte su energía femenina utilizando las calamidades del género como son la compasión, el amor, la paz, la resiliencia, la tenacidad, la intuición, la percepción, la creatividad. Se trata de que veas en otra mujer a una hermana/aliada no a una enemiga, dejes de juzgar su apariencia, sus actos, dejes esos conceptos erróneos de envidias, de competencia y de humillación entre ustedes mismas. Como mujeres poseen la cualidad innata de compartir sus experiencias, sentimientos, éxitos y derrotas Usalos a tu favor y no en contra.

  5. Cuida tu templo. Tu templo no solo es tu cuerpo, es también tu cerebro y tus emociones. La mejor manera de cuidar de estas tres áreas es haciendo ejercicio, ayudando a que tu cuerpo se desintoxique de la dosis de estrés, se regule tu metabolismo y tus cerebro produzca las sustancias mágicas que lo ayudan a estar saludable como la serotonina te ayudará a descansar de mucho mejor manera, BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro) que te ayuda a crear más conexiones y neuronas, endorfinas que te ayudan a estar de buen humor bajando además el cortisol. Cuida lo que comes, no se trata de cumplir con un patrón estético o algo impuesto por la sociedad, se trata de tu salud y de lo que le das de nutrimentos a tus células, a tus órganos, a tus sentidos. Recuerda que solo te dieron un cuerpo para toda tu vida, el tomar atajos o peor aún fármacos u operaciones no es el camino hacia una mejor salud, más bien se trata de hábitos donde también le demuestres amor a tu cuerpo.

Recuerda que ser mujer esa algo ÚNICO y las CUALIDADES DEL GÉNERO son EXCLUSIVAS explótalas y libéralas todos los días.

(Articulo Original. David Ortega B.)


7 views0 comments