¿Cómo empezar a pensar con el Corazón?



Durante demasiado tiempo, pero particularmente en el mundo moderno y occidental, hemos pensado que el corazón es simplemente un mecanismo de bombeo responsable de llevar sangre a nuestros órganos.

La importancia física del corazón no debe subestimarse, es quien nos da la vida, enviando la sangre de la vida a las ramas de nuestro sistema vascular, pero esta es una visión demasiado simplista de lo que el corazón es capaz de hacer.

Las últimas investigaciones de Gregg Braden se basan en la antigua técnica de usar el corazón como un órgano inteligente.

La inteligencia del corazón ha sido ignorada por demasiado tiempo. Lo que hemos aprendido sobre la sabiduría del corazón, sin embargo, en los últimos años a través del Instituto de Matemáticas del Corazón y a través de la investigación de los psicólogos, neurobiólogos y enseñanzas de sabiduría retomadas de nuestro pasado antiguo, debería inspirar a todos a mirar el corazón en una forma completamente nueva.

Para aquellos que no están acostumbrados a usar su inteligencia innata, su intuición, sintonizar con el corazón las respuestas a las preguntas más profundas y difíciles que posiblemente podrían abordar podría parecer ridículo. ¿Por qué preguntar al corazón si permanecer en una relación que es desafiante, o incluso si debe seguir con un procedimiento médico?

Puede parecer ignorante o incluso azaroso formular al corazón preguntas como estas, pero tiene una sabiduría que el intelecto no puede igualar. Este es el por qué:

El corazón no envía información a través de un filtro egoísta.

El corazón conoce tu pasado, tu presente y tu futuro. Su inteligencia no se preocupa por tus complejos egoístas. El corazón simplemente habla desde un lugar completamente neutral.

Puedes pensar que es como un amigo cercano que tiene tus mejores intereses en el corazón, y que no le importa verse bien ante tus ojos.

Hridaya

Hay un término antiguo que no tiene una traducción directa en inglés que describa esta inteligencia del corazón. Hridaya, es la energía que está contenida dentro del chakra del corazón. Esto no es solo el corazón físico, sino el corazón espiritual. Contiene la inteligencia de Dios o la mente trascendental.

La palabra proviene del idioma sánscrito, y el significado más cercano al inglés sería algo como esto:

Hrid = centro

Ayam = esto

Por lo tanto, el corazón espiritual siempre te lleva a tu centro. No se alejará de su ser más elevado, siempre teniendo en cuenta una visión de 360 grados (y más allá) de cualquier situación que pueda enfrentar.

El yogui Bhagavan escribió una vez para explicar este corazón espiritual con más detalle:

Así como hay un centro cósmico desde el cual surge todo el universo y tiene su ser y funciones con el poder o la energía que lo dirige, también existe un centro dentro del marco del cuerpo físico en el que tenemos nuestro ser. Este centro en el cuerpo humano no es en modo alguno diferente del centro cósmico. Es este centro en nosotros que se llama Hridaya, el asiento de la Consciencia Pura, realizada como Existencia, Conocimiento y Alegría. Esto es realmente lo que llamamos el asiento de Dios en nosotros.

Por el contrario, el cerebro mental piensa en nuestras experiencias pasadas, nuestras creencias erróneas pasadas asignadas a esas experiencias, y toma todo tipo de giros y vueltas a través de un paisaje conceptual que hemos creado para darnos una respuesta "correcta" a las preguntas profundas de la vida.

Un budista zen también puede describir lo que sucede cuando pensamos con la cabeza (cerebro) en lugar del corazón.Colocamos una niebla, un tipo de cubierta perceptual sobre una situación y luego agregamos una carga emocional. Llamamos a esto 'real', sin embargo esto no podría estar más lejos de la verdad. Más aún, creemos que debemos obtener un siddhi (gran logro o milagro) para obtener sabiduría o inteligencia sobrenatural. Entonces, seguimos confiando en las falsas percepciones de la mente-cerebro.

Fuente = Uplift connect, 2018


6 views0 comments