La Era Digital y su Efecto en los Ritmos Circadianos (Sueño y Trastornos Metabólicos). Parte I



¿Estas fuera de Sintonía, padeces insomnio, cansancio crónico?

A veces no sabemos lo que esta pasando internamente en nuestro cuerpo, lo tomamos muy a la ligera, pensamos que es algo pasajero, por los picos de trabajo, pero existen causas más profundas y que no pensaríamos que afectan tanto.

Es la nueva era digital y los trastornos ocasionados por la misma, son los nuevos empleos que demandan a los empleados a veces terminar labores hasta altas horas de la noche, son las rotaciones en puestos, son los trabajos nocturnos …todo esto produce efectos más nocivos de lo que tu creerías …

Durante gran parte de su vida, Rose Jones era el tipo de persona que hacía que otras personas se sorprendieran abriendo los ojos, del tipo que se acuesta al amanecer y se despierta a media tarde. Cuando era pequeña, ella creció en Louisville, Kentucky, tuvo problemas en la escuela, en parte porque está padecía del espectro de autismo y tuvo problemas sociales, pero también porque siempre estaba cansada. A los 16 años abandonó y se resignó a trabajos nocturnos sin salida, en bares y restaurantes de comida rápida. El trabajo era de baja categoría, pero le permitió mantenerse a sí misma mientras atendía sus necesidades naturales de sueño. "Pensé, bueno, mi vida estaba funcionando", recuerda.

Pero Jones posee un intelecto inquieto. Se ha auto-enseño trigonometría, obtuvo una licencia de locutora de radio y lee historia por placer. A mediados de sus 30 años decidió regresar a la escuela, y no solo para obtener un diploma de equivalencia de escuela secundaria. Obtuvo títulos universitarios en economía y ciencias políticas, luego continuó sus estudios de postgrado en la Universidad Estatal de Idaho, con la intención de obtener un doctorado.

Jones era una estudiante fuerte e incluso hizo la lista del decano un par de veces. Pero tuvo que obligarse a funcionar en un horario diurno, y el esfuerzo cobró un precio. Experimentó una profunda fatiga, a diferencia de todo lo que había sentido alguna vez. Diarrea y náuseas. Padeció migrañas ópticas, que aparecieron sin previo aviso y la dejaron ciega durante media hora cada vez. Ataques de depresión.

Mientras tanto, su horario de sueño se volvió cada vez más errático. Un verano, libre de obligaciones y el despertador, rastreó su sueño y descubrió que no volvía a sus hábitos nocturnos habituales. En cambio, su hora de acostarse parecía estar cambiando todo el día.

Luego reprobó una clase. "Eso realmente me asustó", dice Jones. Hizo una cita para pasar una noche en un laboratorio de sueño. Todo salió normal, pero cuando le mostró al médico sus tablas caseras de seguimiento del sueño, reconoció, con un toque de emoción, una rara y fascinante enfermedad: un trastorno del sueño-vigilia de 24 horas, o de no-24 horas para abreviar.

A pesar de su nombre, esto no era fundamentalmente un problema de sueño, explicó. Los problemas de sueño de Jones fueron la manifestación externa de algo mucho más profundo. El sofisticado sistema de sincronización en su cerebro se había roto, dejando su cuerpo cronológicamente a la deriva.

Los cambios bioquímicos que ocurren cada noche para prepararse para el sueño habían desaparecido. De hecho, todas las fluctuaciones en la presión arterial, la temperatura corporal, la producción de hormonas, el estado de alerta, el metabolismo y la digestión, por nombrar solo algunas, que suceden de forma predecible durante el día de 24 horas ocurrían en momentos extraños y no estaban coordinadas entre unos y otros. Desde una perspectiva biológica, Jones podría haber estado viviendo en otro planeta.

El caso de Jones es extremo, pero más de 20% de la población mundial, incluidos enfermeras, bomberos, locutores, reporteros, camioneros, trabajadores de fábricas, etc.. tienen horarios de trabajo irregulares que pueden provocar una desconexión de los patrones temporales básicos de la vida cotidiana. Nuestros órganos internos operan en patrones llamados ritmos circadianos que se repiten en el transcurso de cada día de 24 horas. Las investigaciones actuales están revelando que cuando estos ritmos fisiológicos se encuentran alterados, un estado conocido como desalineación circadiana, los impactos en la salud pueden ser enormes, desde diabetes y obesidad, hasta cáncer, problemas cardíacos, infertilidad, trastornos del estado de ánimo y deterioro mental. "Tu cuerpo está optimizado para trabajar en cierta relación con el mundo natural, de ello depende mantener una buena salud", explica Martha Gillette, neurocientífica y experta en ritmos circadianos de la Universidad de Illinois. "En la vida moderna, hemos tomado el mundo y hecho con él lo que deseamos".

El reloj corporal es un sistema antiguo, común a toda la vida en la tierra, que depende de la luz del sol y la oscuridad, períodos de actividad y períodos de descanso para calibrarse. La sociedad de hoy, con sus luces eléctricas, tiendas de conveniencia las 24 horas, dispositivos digitales en proliferación, economía global y mentalidad de "siempre encendido", ha codificado nuestros sistemas de cronometraje interno.

En resumen, vivimos en una era de disfunción circadiana.

Cualquiera que haya volado a través de zonas horarias sabe lo que se siente tener un reloj biológico que está fuera de peligro: fatiga, insomnio, problemas digestivos, dolor de cabeza, mareos, náuseas, entre otros síntomas. El jet lag es un ejemplo clásico de desalineación circadiana. El cuerpo generalmente se ajusta dentro de una semana más o menos. Pero nos estamos sometiendo cada vez más al equivalente del jet lag permanente.

La ciencia es tan nueva que nadie sabe cuántos de nosotros estamos afectados, pero las personas pueden experimentar desalineamientos circadianos leves en una variedad de formas sin darse cuenta de la causa raíz. Podría presentarse como malestar estomacal, insomnio inexplicable o, lo que es más inquietante, los cambios en la presión sanguínea, marcadores inflamatorios, resistencia a la insulina y otras medidas que señalan la aparición implacable de enfermedades cardíacas, diabetes o cáncer. Afortunadamente, la investigación revela soluciones económicas y sencillas que permitirán a la mayoría de las personas restablecer sus ritmos circadianos internos.

El Tiempo lo es todo.

Casi todos los seres vivos, desde las cianobacterias hasta los lémures, están en sintonía con la rotación diaria de la Tierra. La evolución ha sonreído a las criaturas que capitalizan la dicotomía día-noche del planeta, uniendo su funcionamiento interno a las cambiantes condiciones del mundo exterior.

Estas son las fluctuaciones conocidas como ritmos circadianos (la palabra "circadiano" proviene del latín para "aproximadamente un día"). En muchos animales, dictan el momento de la hibernación, el cortejo y la reproducción.

Para alinear el cuerpo con lo que está sucediendo en el mundo exterior, el núcleo supraquiasmático, que sirve como el reloj principal del cerebro y se encuentra en las profundidades del hipotálamo, monitorea constantemente la intensidad de la luz ambiental. La luz brillante de la mañana configura el reloj corporal para el día, y la oscuridad nocturna alerta a los órganos a iniciar el modo nocturno. Por ejemplo, se libera la hormona que induce somnolencia (sueño) melatonina, preparando el cuerpo para el descanso. La vejiga se expande para contener más orina, lo que permite dormir toda la noche. Y el hígado produce glucosa extra para mantener el cerebro nutrido durante toda la noche de manera continua.

Pero si el reloj maestro encuentra luz brillante por la noche, envía mensajes de "inicio del día" en el momento en que los órganos se establecen para la noche. Los ritmos circadianos se confunden. Esto puede ocurrir cuando se vuela a través de zonas horarias (y explica por qué el jet lag es peor cuando se viaja hacia el este); cuando las personas usan un iPad, un teléfono celular o una computadora portátil por la noche (porque las pantallas digitales emiten las mismas longitudes de onda azules que se encuentran en la luz del sol de la mañana); y cuando la gente trabaja las horas de la madrugada en un espacio bien iluminado o se duerme con la televisión encendida.

Laura Fonken, neurocientífica de la Universidad de Colorado en Boulder. "La gente no piensa en la exposición a la luz de la misma manera que piensan en algo como una droga o una intervención dietética, pero realmente tiene estos efectos muy profundos en nuestra fisiología".

Una revelación aún más reciente descubrió que “las comidas también pueden ser críticamente importantes para mantener equilibrados los ritmos circadianos”. La creciente evidencia sugiere que el cuerpo no solo depende de la exposición a la luz sino también de las señales conductuales para orientarse en el tiempo, el sueño, el ejercicio, las interacciones sociales y, quizás lo más importante, la alimentación.

Las últimas investigaciones del biólogo molecular Satchidananda Panda del Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, California, y otros sugieren que el cuerpo está diseñado para recibir comida durante el día y ayunar por la noche. El desayuno, como la luz del sol, parece servir como una señal de tiempo, alertando al reloj del cuerpo de que es de mañana. Así que comer mucho después del anochecer puede ser tan perturbador para los ritmos naturales como quedarse despierto hasta tarde en la iluminación de una pantalla digital.

Por lo que queda muy claro, que establecer horarios para consultar tus redes sociales, terminar pendientes del trabajo, contestar mensajes atrasados NO ES EN LA NOCHE, lo recomendado es que al menos 1-2 horas antes de acostarte suspendas el uso de todo tipo de aparatos digitales incluyendo la televisión…y trates de cenar también 1-2 horas antes de acostarte.

De igual manera si por exceso de trabajo consideras que tienes que acabar pendientes, escoge levantarte a las 5 am o un poco antes en vez de interrumpir el ciclo normal de sueño.

(Fuente = Adaptado de Scientific American Mind)


5 views0 comments