Cuida tus relojes internos y evita enfermedades crónicas. Parte II.



Los científicos están aprendiendo que existe una base genética para las inclinaciones naturales del sueño de las personas. Aproximadamente la mitad de la población está predispuesta a ser aves madrugadoras o búhos noctámbulos, y la otra mitad está en algún punto intermedio.

Estos patrones heredados se conocen como cronotipos. Los cronotipos extremos son poco frecuentes: el síndrome de fase de sueño tardío, por ejemplo, afecta a tres de cada 2.000 personas.

Cuando estos noctámbulos extremos cumplen con su horario natural, como lo hizo Rose Jones durante años, pueden estar sanos y bien descansados. Pero trabajar el turno de noche la hizo sentir como un postre intelectual. Jones anhelaba involucrarse con el mundo de las ideas: pensar, escribir.

En 2003, a los 36 años, se sumergió en la academia. Su nuevo horario fue algo como esto: asistió a la clase de la mañana, llegó a casa y durmió la siesta, asistió a la clase de la tarde, volvió a casa y durmió la siesta, fue a la clase de la noche, volvió a casa y se quedó despierta toda la noche porque era el momento en el que ella se sentía más despierta. Los fines de semana, ella dormía todo el día para compensar, pero el cansancio y los incómodos síntomas físicos se iban acumulando.

Jones había desarrollado un caso clásico de lo que los expertos circadianos denominan "jet lag social": desalineamiento circadiano inducido por el estilo de vida que se produce cuando las personas persiguen obligaciones profesionales o personales a expensas de sus necesidades naturales de sueño. Jones, con su horario de sueño invertido, sufrió un jet lag social debido a los esfuerzos diurnos, pero por lo general ocurre cuando las personas se quedan despiertas hasta altas horas de la noche para trabajar o socializar.

En el transcurso de dos días, el equipo de Hogenesch eliminó 12 órganos, incluidos el corazón, los pulmones y el hígado, de un grupo diferente de ratones cada dos horas, luego analizó el ARN (es tu software interno, contiene las instrucciones para hacer tus proteínas internas) de esas muestras de tejido para determinar qué genes estaban activos en qué órganos de cada hora del día y de la noche. El equipo aprendió que los órganos no se arrancan a un ritmo constante. En cambio, están alternativamente activos y en reposo, asistiendo a ciertas tareas durante el día y otras durante la noche, con "horas pico” de actividad al amanecer y al atardecer.

Desalineación y síntomas físicos.

La desconexión de los ritmos diarios afecta al cuerpo en el nivel más básico: la célula. En 2014, un equipo dirigido por el genetista John Hogenesch de la Universidad de Pensilvania hizo un descubrimiento asombroso: casi la mitad de toda la actividad de los genes en los mamíferos está relacionada con el tiempo. Las estimaciones anteriores habían sido más cercanas al 15 por ciento. "Esto significa que el reloj circadiano podría estar influyendo en la mayoría, si no en la totalidad, de nuestra fisiología y muchos de nuestros comportamientos", dice Hogenesch.

El trabajo, realizado por el Consorcio de Investigación de Trastornos Neuropsiquiátricos de Pritzker, involucró 89 cerebros tomados de personas que habían donado sus cuerpos a la ciencia. Algunos de los donantes habían sufrido depresión mayor, otros no. En los cerebros sanos, como en los ratones de Hogenesch, cientos de genes se activaron y apagaron en momentos específicos del día, formando patrones diarios tan claros y predecibles que podrían usarse para identificar el momento de la muerte de una muestra no marcada de tejido cerebral.

Pero los cerebros de las personas deprimidas eran diferentes. Su actividad genética era peligrosa y desordenada, carente de estos patrones diarios. Los psiquiatras han notado durante mucho tiempo que las personas con trastornos del estado de ánimo tienden a tener problemas para dormir y otros signos de desalineación circadiana. Ahora bien, aquí había una prueba física de que los ritmos circadianos de las personas deprimidas son débiles o inexistentes: la desalineación circadiana se hizo presente en un síntoma físico.

El núcleo supraquiasmático funciona como un conductor de orquesta, manteniendo el tiempo para que los ritmos individuales del corazón, el hígado y otros órganos puedan coordinarse, un estado corporal conocido como “sincronicidad”. Cuando el reloj maestro deja de funcionar correctamente, ya sea por un defecto biológico o por haber comido, trabajado o socializado hasta altas horas de la noche o en horas inusuales, los órganos internos comienzan a funcionar a diferentes ritmos, como instrumentistas en una orquesta sin maestro todos desentonados manifestándose entonces una enfermedad.

Los experimentos con animales confirman que el hipocampo, la parte del cerebro central para el aprendizaje y la memoria, es muy sensible a la alteración circadiana. Por ejemplo, en estudios publicados en 2013, el neurocientífico Robert J. McDonald de la Universidad de Lethbridge descubrió que las ratas con el equivalente al jet lag tienen problemas para recordar lo que han aprendido. Las ratas con trastornos circadianos a largo plazo, del tipo que aflige a los trabajadores que rolan turnos, tienen dificultades para aprender nuevas tareas, así como para recordarlas.

Higiene de tus Relojes Internos.

Los ritmos circadianos están chapados a la antigua. Ellos son conservadores. Son la medicina de tu abuela. Ve a la cama a una hora razonable. Come un buen desayuno. No te estreses demasiado. Algo en nuestro espíritu moderno se rebela contra estas restricciones. Nos quedaremos despiertos hasta las 3 a.m. viendo tu serie favorita si tienes ganas. Nos enamoraremos de personas en lugares lejanos, usaremos Skype y aplicaciones de teléfonos celulares para borrar las diferencias horarias.

Pero la necesidad de estructura y repetición diaria está entretejida en nuestro ADN (tu disco duro con todas las instrucciones para que tu cuerpo funcione). El amanecer y la puesta de sol marcan los días de nuestros antepasados. "Nos desarrollamos en un planeta que tiene un día de aproximadamente 24 horas, y estamos preparados biológicamente para funcionar mejor si estamos en un ritmo regular", dice la psicóloga Ellen Frank de la Universidad de Pittsburgh.

Los ritmos circadianos se deterioran naturalmente con la edad, lo que puede explicar algunos de los problemas de sueño y memoria de los ancianos. Pero fortalecer los ritmos circadianos puede ser una protección contra el deterioro cognitivo.

En una investigación reciente con hámsters, los ratones viejos con sistemas circadianos fuertes superaron a los animales más jóvenes desalineados en tareas de memoria.

Cambiar hábitos no es fácil. Pero si más personas entendieran los beneficios potenciales a largo plazo de su estado de ánimo, la calidad del sueño, la salud cardiovascular, los objetivos de pérdida de peso y la agudeza mental, podrían hacer el esfuerzo. "Deberíamos considerar el sueño y la higiene circadiana tan importantes como lavarse las manos", dice Colwell, editor del nuevo libro Circadian Medicine. "Es realmente crítico para la buena salud y el bienestar".

Así que tú sabes como puedes ir cambiando poco hábitos tan simples como organizar mejor tu día, priorizar actividades y dejar de gastar tiempo en cosas que solo te dejaran secuelas hasta en tus genes, dormir, comer a tus horas y ejercitarte son 3 actividades muy fáciles de empezar a practicar y vale la pena para tener una mejor calidad de vida en tu madurez.


2 views0 comments