¿Qué sabes de las piedras en tus riñones? Lecciones de la naturaleza



Las piedras de riñón se disuelven y vuelven a crecer como las rocas geológicas.

Los cálculos renales están formados por capas solubles similares a las rocas sedimentarias, según una investigación que podría transformar cómo se trata la condición dolorosa.

Hasta el 10 por ciento de la población mundial tiene cálculos renales: una afección comúnmente asociada con la diabetes, la hipertensión y la obesidad. La mayoría de los cálculos están hechos de oxalato de calcio, un mineral que los científicos creen desde hace tiempo que es insoluble en el riñón, según los autores del estudio publicado en la revista Scientific Reports. Como tal, los tratamientos actuales para cálculos renales incluyen esperar a que pase el bloqueo, un proceso doloroso, o una cirugía invasiva.

Para investigar cómo se forman los cálculos renales, los investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign recogieron 50 piezas de cálculos renales de seis pacientes de la Clínica Mayo que se sometieron a cirugía para eliminar los cálculos renales. Luego emplearon técnicas más comúnmente asociadas con estudios geológicos. Esto permitió al equipo crear imágenes casi psicodélicas que revelaron las capas que componen las piezas de material parecidas a una piedra.

Estas imágenes ayudaron a los científicos a descubrir cómo los cristales de oxalato de calcio se unen para formar un núcleo alrededor del cual se apilan las hojas de cristales y la materia orgánica.

El Dr. Bruce Fouke, profesor de geología y microbiología en la Universidad de Illinois, dijo a Newsweek que el análisis de su equipo indica que "en lugar de ser bultos homogéneos que simplemente crecen, los cálculos renales son un registro dinámico minuto a minuto de la salud renal y función que ha sido formado por el continuo crecimiento del cristal y la disolución cristalina ".

"Esto identifica un foco completamente nuevo de intervenciones que podrían permitir la disolución completa de cálculos dentro del riñón, como se pensaba anteriormente que era una estrategia imposible", dijo.

El equipo se "sorprendió" al descubrir que los cálculos renales crecen de manera similar a los depósitos de rocas que se encuentran en los arrecifes de coral, aguas termales, campos de petróleo y gas subterráneos, acueductos romanos y muchos otros escenarios naturales.

"Esto sugiere que los procesos universales de biomineralización han sido aprovechados por la naturaleza en prácticamente todos los entornos de la Tierra y potencialmente otros planetas. Por lo tanto, los conocimientos adquiridos del estudio de cálculos renales humanos mejorarán nuestra comprensión de cómo estos procesos de mineralización funcionan en muchos otros entornos"

Los cálculos renales pueden variar en tamaño desde un grano de arena hasta una pelota de golf en casos excepcionales. En algunos casos, estas piedras amarillentas o amarronadas pueden viajar a través del tracto urinario sin que se llegue a atender una persona. Pero si un cálculo detiene el paso de la orina por el cuerpo, puede provocar sangrado y dolor intenso.Otros síntomas de cálculos renales incluyen hematuria, donde la orina adquiere un color rosado o rojo, una necesidad constante de orinar; orina dolorosa; o no poder pasar líquidos. La orina turbia o con olor nauseabundo es otra indicación de que una persona tiene cálculos renales.

La forma en que un médico trata a los pacientes con cálculos renales depende del tamaño y la ubicación de la piedra. Los tratamientos actualmente utilizados van desde la litotricia con ondas de choque, donde los cálculos se descomponen, hasta la cirugía.

Según los Departamentos de Salud, beber la suficiente cantidad de agua todos los días es la mejor manera de prevenir cálculos renales.

(Adaptado de Newsweek Health, Septiembre 2018)

#piedras #riñon #rocas #sedimentarias #geología #calcio #cálculosrenales #agua #tractourinario #riñones #salud

11 views0 comments