No todo es malo en los desastres naturales: Crecimiento postraumático



Tras el paso del huracán Florence, la cobertura de las noticias se centró en el costo destructivo de la tormenta y en los esfuerzos de los sobrevivientes por restaurar sus vidas y comunidades destrozadas. Pero hay otro lado de la historia que pasará casi desapercibido: los desastres pueden preparar el escenario para un profundo crecimiento personal y social.

En agosto de 2005, justo antes de que llegara el huracán Katrina, formamos parte de un equipo de investigadores que recopilaba datos en 10 ciudades de EE. UU. Para un estudio de estudiantes de colegios comunitarios. El sitio de Nueva Orleans consistía en su mayoría mujeres negras jóvenes, muchas de las cuales vivían en el noveno distrito, donde se producían algunas de las peores destrucciones y traumas. En medio del caos post-Katrina nos dimos cuenta de que teníamos una oportunidad excepcional. Teníamos datos previos al desastre y podíamos controlar cómo funcionaban los sobrevivientes antes de la tormenta, por lo que estábamos en una posición única para explorar los efectos a largo plazo del desastre.

A lo largo de más de una década de investigación, hemos descubierto hallazgos sorprendentes sobre la recuperación y la capacidad de recuperación, incluido que más del 60 por ciento de los sobrevivientes se han recuperado a niveles de salud mental antes del desastre. Pero quizás lo más sorprendente ha sido el profundo crecimiento psicológico que ha surgido de las profundidades de la desesperación.

Esta posibilidad de crecimiento estaba tan lejos de nuestras mentes que no incluimos una sola pregunta sobre la mejora en nuestra primera encuesta posterior a Katrina. Nuestras miradas se habían fijado tan firmemente en las consecuencias negativas del trauma, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), que no teníamos ni la mentalidad ni las herramientas para detectar el crecimiento. Pero nuestros estudiantes sugirieron que nos alinerámos con la nueva ciencia del crecimiento postraumático (PTG).

Las historias de ganar fuerza a través de la adversidad abundan en religión, filosofía, poesía y literatura. Sin embargo, es sólo en estos últimos 20 años que los investigadores Richard Tedeschi y Lawrence Calhoun desarrollaron el vocabulario y las medidas para medir el PTG. A medida que el enfoque y el marco temporal de nuestro estudio se expandieron, descubrimos que más de un tercio de los sobrevivientes reportaron crecimiento.

Una mujer que lo había perdido todo y se mudó a Houston nos dijo: “Mi vida entera cambió. Las cosas que solían ser importantes, como salir o asegurarse de que mis hijos tuvieran ropa de marca, ya no son importantes. Katrina me dio la vuelta completa, me hizo ver las cosas de manera diferente porque me mostró que puedes perder todo al instante, no solo las cosas materiales, sino la vida, la familia, todo lo que es importante para ti podría haberse ido así instantáneamente. Así que ahora "estoy en un camino recto".

En particular, cuando se les brindó apoyo y oportunidades para procesar profundamente sus experiencias traumáticas de perder a seres queridos, hogares y vecindarios, muchos de los sobrevivientes que estudiamos han demostrado una capacidad sorprendente para establecer sus vidas en caminos más significativos. Han asumido riesgos profesionales, han abandonado malos hábitos y malas relaciones y han perdido su apego a cosas materiales. En su lugar, aprecian las relaciones, experimentan una espiritualidad más profunda y sienten una sensación de gratitud en su vida cotidiana. En esencia, el trauma los ha hecho más sabios.

¿Cómo funciona el crecimiento postraumático? Esencialmente, el trauma viola el núcleo de las suposiciones ingenuas que muchos de nosotros tenemos: que el mundo es controlable y que, si vivimos bien nuestras vidas, las cosas malas no nos sucederán a nosotros ni a nuestros seres queridos.

Estamos ciegos a la aleatoriedad de los eventos y raramente consideramos lo efímero que la vida puede ser. Dicha mentalidad nos ayuda a distanciarnos instintivamente del sufrimiento y el trauma de los demás cuando lo presenciamos y subestimar enormemente nuestro propio riesgo de experimentar tal perturbación. Después de un trauma, muchos sobrevivientes luchan en vano para reconstruir estas preciadas suposiciones y adaptar sus vidas cambiadas a las viejas realidades. Este enfoque evita el crecimiento y se ha comparado con tratar de restaurar un jarrón roto; nunca será tan transparente o estable como lo fue antes. Pero aquellos que pueden luchar y reconciliar la brecha entre los objetivos y creencias previas y posteriores al trauma pueden crecer y crear algo nuevo.

Como encontramos en nuestro estudio, tal crecimiento psicológico es difícilmente universal. El delicado proceso de hacer sentido requiere una distancia emocional de los nuevos traumas y una capacidad para retroceder y reflejar algo que no todos poseen. Muchas mujeres fueron asediadas por nuevas crisis que magnificaron los ataques anteriores y descarrilaron el proceso de curación.

Puede parecer trivial e incluso desagradable considerar el trauma como un motor de crecimiento en este momento. Pero el PTG no es lo mismo que el optimismo irracional. Es el subproducto de una pérdida desgarradora y una crisis de búsqueda de almas. Es una manifestación psicológica de la antigua verdad espiritual de que el sufrimiento puede hacernos más fuertes y más capaces de hacer frente a las inevitables desgracias de la vida.

También puede ayudar a salvar el planeta.

El caos y la desestabilización en el período inmediatamente posterior al desastre pueden crear oportunidades para nuevas identidades, valores y políticas colectivas. Aunque PTG se considera una respuesta individual, los desastres también proporcionan un punto de inflexión colectivo, lo que nos obliga a arrojar nuestras ilusiones y hacer un balance de cómo los efectos de castigo de los huracanes o terremotos se magnifican por el cambio climático y la infraestructura en ruinas. Los desastres también ponen de manifiesto la dependencia que tenemos entre nosotros y el gobierno para sobrevivir, y que no somos, de hecho, una nación de individuos.

La ciencia del PTG permanece ausente de los debates en los campos más amplios de la sociología del desastre, la planificación y la política del desastre. En cambio, la investigación y las respuestas a nivel comunitario siguen sumidas en la mentalidad de resiliencia, con el objetivo de devolver a las comunidades destrozadas al estado actual restaurando las condiciones y los estilos de vida que, en muchos casos, dieron lugar a los problemas.

La resiliencia sería un objetivo razonable si viviéramos en un mundo más sustentable y justo, y uno menos interdependiente. Pero el cambio climático está precipitando más desastres, y los desastres afectan de manera desproporcionada a las comunidades marginadas. Además, los esfuerzos de recuperación a menudo se priorizan de manera qué magnifican en lugar de corregir las desigualdades actuales. En resumen, la mentalidad de resiliencia nos está poniendo en peligro. Es hora de enfocarse en una mentalidad de crecimiento para un futuro más racional, justo y sostenible.

(Adaptado de Scientific American, Septiembre 2018)

#estrés #crecimiento #desastres #naturales #huracanes #sismo #terremoto #resiliencia #saludmental #trauma

2 views0 comments