¡¡ Libérate !! 7 maneras de dejar ir la culpa, Parte II



Recordando lo que habíamos platicado de la culpa y las maneras de liberarte de ella ..estos últimos 3 consejos harán que tu punto de vista cambie completamente...

Consejo # 4: Desafía tus suposiciones que no tengan justificación.

El segundo error de pensamiento se llama, simplemente, falta de justificación. Aquí, creemos que no había una buena razón para el curso de acción que tomamos, que deberíamos haberlo hecho mejor. Por ejemplo, un veterano puede sentirse culpable por haberle disparado a un sospechoso que ignoró las órdenes de no acercarse más. Nuestra escucha, Lou, se siente culpable por su comportamiento atroz como adolescente.

Cuando nos sentimos culpables por un resultado, a menudo se debe a dos cosas. Primero, creemos que debe haber un camino hacia un mejor resultado. En segundo lugar, creemos que teníamos los recursos necesarios para el resultado ideal en ese momento, incluso si no lo tuviéramos.

Para enfrentar estos errores, piensa en la información, las habilidades y los recursos que tenías en el momento en que tomaste la decisión. Esto a menudo lleva a la conclusión de que no había una opción "buena". La otra opción de nuestro veterano era no disparar, lo que podría haber puesto en riesgo a toda su unidad a cargo. El comportamiento adolescente de Lou probablemente tenía sentido dado su nivel de madurez en ese momento, o quizás la situación familiar que la rodeaba. Ahora que es mayor, ambas son diferentes. Para mí, parece que Lou salió del otro lado con una conciencia fuerte y con la sensación de querer hacerlo mejor, ambos son resultados admirables. En resumen, no mantengas acciones del pasado con los estándares, habilidades, madurez y sabiduría que tienes el día de hoy.

Consejo # 5: Desafía tu sentido de exceso de responsabilidad.

El tercer error de pensamiento es un concepto llamado exceso de responsabilidad, en el que creemos que somos los únicos o los principales responsables de lo ocurrido. Los ejemplos clásicos son cuando los niños se culpan por la lucha de sus padres, o los sobrevivientes de violaciones se culpan por el abuso.

Para cuestionar esto, pregúntate: “¿Quién actuó de manera inapropiada?” ¿Fue el niño? ¿El sobreviviente del abuso?... ¡¡ No claro que no !!

Otra forma de desafiar el exceso de responsabilidad es pensar en todos los factores asociados. Escuchas mi voz en este momento no sólo porque eres responsable de pulsar "play", sino también porque yo grabé el podcast, el distribuidor lo subió, tu aplicación de podcast favorita lo lleva a tu dispositivo que está funcionando, y tienes la oportunidad de escucharlo. Lo mismo se aplica a la culpa: cuando te sientes como el único responsable, profundiza un poco más: es probable que existan una serie de razones, personas y eventos que se sumen a tu lista.

Consejo # 6: Desafía el error de pensamiento de tu mala conducta.

El cuarto y último error de pensamiento es el de tu mala conducta. Esta es la creencia de que intencionalmente hiciste algo mal o violaste sus valores. Por ejemplo, uno de mis clientes sintió una culpa extraordinaria cuando, durante una tormenta, estacionó el auto de sus padres debajo de una rama de árbol que luego cayó y dañó el auto.

Para desafiar el error de pensamiento de tu mala conducta, piensa en la intención. Piensa en la diferencia entre hacer daño a sabiendas en lugar de un mal resultado que se desarrolla involuntariamente. Un ejemplo militar podría incluir cambiar de patrulla con un amigo que luego murió en esa patrulla. Un ejemplo más mundano podría ser recomendar un restaurante donde tu amigo contraiga una intoxicación alimentaria.

Pero a menudo, es menos claro. Y a veces, encontramos la intención. Nos sentimos culpables por malas acciones reales. De hecho, difundimos un rumor sobre nuestra ex. Tiramos al becario debajo de la mesa en la reunión. En este caso, la culpa es apropiada, pero entre los propensos al dolor como nosotros, a veces estas historias crecen fuera de proporción. En este caso, piense en las emociones involucradas: enojo, dolor, pena. Reflexiona sobre cuánto ya te has maltratado. ¿Piensa, sí lo harías deliberadamente de nuevo?

Recuerda, con cualquiera de estos cuatro consejos (visión retrospectiva, falta de justificación, exceso de responsabilidad y mala conducta) el objetivo no es simplemente decir: "No fue mi culpa". En cambio, los cuatro consejos te ayudan a evitar un comportamiento que induce a la culpa. En este contexto, trata de sentir algo de compasión por ti misma (o) y avanza en tu vida.

Consejo # 7: Envejecer / Madurar.

Esta es la solución más simple. Cuatro investigadores de la Universidad de Queensland encontraron que las emociones negativas autoconscientes, como la culpa y la vergüenza, se sienten con menos frecuencia a medida que maduramos/ envejecemos.

Así que si todo lo demás falla, solo espera. Resulta que el agente de viajes a cargo de tus viajes de culpabilidad eventualmente se retirará.

(Adaptado de Scientific American Mind, Septiembre 2018)

#culpa #responsabilidad #madurez #lado #depre #dejarir #corregir #errores #sentimiento #hubiera

2 views0 comments