Modifica tu estilo de vida y reduce el riesgo de cáncer de mama



Actividad física.

La actividad física regular ayudará a reducir el riesgo de cáncer de mama, especialmente después de la menopausia. La actividad física incluye ejercicio estructurado y otra actividad física moderada, como caminar, hacer tareas domésticas, andar en bicicleta a un ritmo casual, jugar activamente con niños y jardinería. Si deseas reducir el riesgo de cáncer de mama, te recomendamos que realices actividad física regularmente.

Lactancia.

Amamantar a sus hijos reduce ligeramente el riesgo de cáncer de mama. Cuanto más tiempo amamante en total, más se reduce el riesgo de cáncer de mama. Por ejemplo, amamantar a un niño por un año reduciría el riesgo de cáncer de seno tanto como amamantar a dos niños por seis meses cada uno.

La lactancia materna puede reducir el riesgo de cáncer de mama al alterar el equilibrio de las hormonas en el cuerpo y retrasar el retorno de los períodos de la mujer.

Hay muchos beneficios importantes asociados con la lactancia materna tanto para la madre como para el niño, pero la decisión de amamantar debe ser personal. Si bien muchas mujeres amamantan, no todas las mujeres lo eligen y otras encuentran dificultades o no pueden hacerlo por varias razones.

Si está amamantando, debes examinar tus senos para detectar cualquier cambio inusual. Es común que los senos tengan bultos durante la lactancia, pero si observas algo inusual o tienes alguna inquietud, habla con tu médico.

Los siguientes factores aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama:

Alcohol.

El consumo regular de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Mientras más bebidas tome cada día, mayor será el riesgo de cáncer de seno. Si deseas reducir el riesgo de cáncer de seno, te recomendamos que limites la cantidad de alcohol que bebes regularmente a lo largo de tu vida.

Terapia de reemplazo hormonal (TRH).

El uso de la TRH para tratar los síntomas de la menopausia puede aumentar levemente el riesgo de cáncer de seno durante los años en que la tome. Cuanto más tiempo use la TRH, mayor será el riesgo. Pero una vez que dejes de tomar la TRH, este riesgo comenzará a disminuir. Dentro de un año o dos, será casi igual que si nunca lo hubieras tomado.

La píldora.

Tomar la píldora anticonceptiva combinada (que contiene estrógeno y progestágeno) puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de mama. El riesgo volverá a la normalidad dentro de unos años de haber suspendido la pastilla.

Es importante mencionar que el cáncer de seno es raro en mujeres jóvenes. La mayoría de las mujeres que usan la píldora combinada se encuentran en la adolescencia, en los veinte y el inicio de los treinta años.

El embarazo.

Tener hijos tiene un efecto complejo sobre el riesgo de cáncer de mama. En general, a largo plazo, el embarazo reduce el riesgo de cáncer de mama.

Tener hijos afecta el riesgo de cáncer de mama de diferentes maneras:

Las mujeres que han tenido hijos tienen un menor riesgo de cáncer de mama a largo plazo que las mujeres que no han tenido hijos. Cuantos más hijos tenga, mayor será la disminución del riesgo.

La edad en que tiene hijos afecta el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Cuanto antes una mujer comience con su familia, menor será el riesgo de cáncer de mama. A corto plazo, los estudios de investigación sugieren que el riesgo de cáncer de mama aumenta ligeramente después de dar a luz, independientemente de la edad. Aún no se saben las razones de esto, pero puede ser causado por cambios hormonales.

El Peso.

Hay tres vínculos conocidos entre el peso y el cáncer de mama:

- El aumento de peso en la edad adulta (después de los 18 años) aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia.

- Tener sobrepeso u obesidad antes de la menopausia reduce ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de mama antes de la menopausia.

- Tener sobrepeso u obesidad después de la menopausia aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Para los siguientes factores, existe cierta evidencia científica que sugiere que pueden afectar las posibilidades de desarrollar cáncer de mama.

Se necesita más investigación antes de que podamos estar seguros de si están o no definitivamente vinculados a la enfermedad.

Dieta saludable.

Mantener una dieta saludable podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama, así como otros tipos de cáncer. Sin embargo, todavía no estamos seguros de si algún factor dietético específico influye en la posibilidad de desarrollar la enfermedad. Es poco probable que los fitoestrógenos (que se encuentran en la soya y algunos otros alimentos) aumenten su riesgo de desarrollar cáncer de mama.

La aspirina y el ibuprofeno.

Tomar aspirina o ibuprofeno puede reducir levemente el riesgo de cáncer de mama, pero no recomendamos que las mujeres tomen estos medicamentos únicamente para reducir el riesgo de cáncer de mama.

La aspirina y el ibuprofeno son tipos de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs). Tomar estos medicamentos puede reducir ligeramente el riesgo de cáncer de mama, pero no todos los estudios están de acuerdo. Además, no sabemos cómo las diferentes dosis de estos medicamentos afectan el riesgo de cáncer de mama o por cuánto tiempo deberían tomarse para tener un efecto.

Los AINEs, como la aspirina y el ibuprofeno, pueden tener efectos secundarios graves cuando se toman durante un período prolongado, como úlceras estomacales, anemia y, con menos frecuencia, problemas cardíacos.

Tratamiento de fertilización in vitro (FIV).

No está claro si el tratamiento de FIV afecta el riesgo de cáncer de mama porque solo un número muy pequeño de estudios lo han investigado. El tratamiento con FIV aumenta los niveles de hormonas femeninas como el estrógeno en el cuerpo, por lo que algunas personas especulan que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Un estudio sugiere que, en general, las mujeres que han recibido tratamiento de FIV no tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que no han tenido FIV. Aunque las mujeres que se someten a una FIV pueden tener un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama en el primer año después del tratamiento, este riesgo desaparece en los años siguientes.

Puede ser que tener una FIV a una edad de más de 30 o 40 años aumente ligeramente el riesgo de cáncer de mama, pero hasta que no haya más investigaciones disponibles, no sabremos si este es el caso o no. La FIV es un procedimiento relativamente nuevo y no sabemos sus efectos a largo plazo para la salud.

(Adaptado de Breast Cancer Now, 2017)

#cáncer #cáncerdemama #mama #amamantar #lactancia #embarazo #píldora #hormonas #menopausia #invitro #fertilización

1 view0 comments