¿Qué es una creencia y por qué es tan difícil de cambiar? Parte II



En continuación con nuestro tema de creencias y el cambio...todo estado mental y físico tiende al equilibrio por ello no es excepción que nuestros pensamientos y creencias traten de darnos esa paz y estabilidad....

Homeostasis - Mantener la estabilidad

Los sistemas nerviosos primitivos evolucionaron en organismos simples en parte para cumplir la función de homeostasis: un estado dinámico de equilibrio o estabilidad fisiológicos, un estado estable de condiciones internas. La homeostasis se estructura alrededor de una resistencia natural al cambio, siguiendo el mismo principio que un termostato.

Las partes primitivas más bajas de nuestro cerebro humano mantienen la homeostasis de la respiración, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura, el equilibrio energético (a través del apetito) y una variedad de procesos endocrinos. Así también, las creencias preservan un tipo de homeostasis cognitiva: un enfoque estable y familiar para procesar información sobre nuestro mundo.

Debemos esperar que la función homeostática que define los cerebros primitivos probablemente se habría conservado como un principio organizador en la evolución de los cerebros más complejos. Ciertamente, los cerebros complejos están orientados a reaccionar, aprender y adaptarse, pero al igual que las funciones cerebrales primitivas, estas adaptaciones están en última instancia al servicio de mantener la homeostasis en un entorno que se encuentra en constante cambio.

La reestructuración radical de nuestro sistema de creencias y la creación de una nueva visión del mundo involucra partes del cerebro involucradas en los procesos de razonamiento y cálculo más elevados, y, por consiguiente, requiere más esfuerzo, tiempo y energía. El cerebro a menudo no puede permitirse tal inversión. Esto explicaría por qué, cuando experimentamos disonancia cognitiva (incongruencia), es más fácil resolver esta incomodidad duplicando nuestro sistema de creencias existente, ignorando o explicando la información contradictoria y desafiante.

Un sentido consistente de sí mismo e inversión personal en las creencias de uno mismo.

Otro factor importante que explica la resistencia al cambio de nuestras creencias es la forma en que nuestras creencias a menudo se entrelazan con la forma en que nos definimos como personas, nuestro autoconcepto. De hecho, las creencias se asocian con una parte del cerebro involucrada integralmente en la autorrepresentación: la corteza prefrontal ventromedial. Queremos sentir que somos coherentes, con nuestra conducta alineada con nuestras creencias. Constantemente tratamos de racionalizar nuestras propias acciones y creencias, y tratamos de preservar una autoimagen consistente. Es vergonzoso y a menudo costoso en una variedad de formas admitir que estamos fundamentalmente equivocados.

En muchos casos, las personas han invertido mucho personalmente en su sistema de creencias. Es posible que hayan apostado su reputación en una creencia particular. Por lo general, las personas estructuran sus vidas en torno a una creencia.

Y esta inversión puede ir mucho más allá de un sentido del yo, extendiéndose a grandes inversiones materiales y financieras o la carrera de una vida. Un cambio de creencia para tal persona obviamente implicaría una sacudida monumental y puede conllevar pérdidas personales intolerables.

No es de extrañar que sea tan difícil cambiar nuestras creencias más preciadas y arraigadas.

La dimensión social de la creencia.

Gran parte de nuestro marco de creencias se aprende a una edad temprana de los padres y otras figuras de autoridad de adultos. Muchas creencias humanas son los productos acumulados de milenios de la cultura humana. Los niños están fuertemente predispuestos a creer en sus padres y, como adultos, estamos inclinados a creer en las autoridades.

No es sorprendente que nuestros cerebros hayan evolucionado para creer más fácilmente las cosas que nos dicen que para ser escépticos. Esto tiene sentido evolutivo como estrategia para el aprendizaje eficiente de los padres, y como especie que formaban tribus y sociedades, esto promueve la cohesión grupal.

La gente puede ser influenciada por individuos persuasivos o ideas convincentes para anular y rechazar su autoridad recibida previamente. A veces, esto es racional. Pero a veces, no lo es, las personas son susceptibles a la influencia de ideólogos carismáticos y de los movimientos sociales. Especialmente cuando estos ofrecen nuevos apegos y nuevas identidades que llevan a una afiliación, validación, estima y sentido de propósito más poderosos que los que el individuo tenía anteriormente en su vida.

La ciencia y la ilusión de comprobar que estamos equivocados.

La ciencia valora el cambio de mentalidad a través del rechazo de creencias sostenidas anteriormente y el desafío a la autoridad recibida con nuevas pruebas. Esto está en marcado contraste con la fe (no solo con la fe religiosa). La fe es mucho más natural e intuitiva para el cerebro humano que la ciencia. La ciencia requiere entrenamiento. Es un método disciplinado que intenta superar sistemáticamente u omitir nuestras intuiciones y sesgos cognitivos y seguir la evidencia independientemente de nuestras creencias, expectativas, preferencias o inversión personal anteriores.

La creciente aplicación del método científico en los últimos cuatro siglos marcó el comienzo de un progreso acelerado y sin precedentes en la búsqueda de la humanidad por comprender la naturaleza de la realidad y las enormes mejoras en la calidad de vida. Descubrir cuán equivocados estábamos colectivamente sobre tantas cosas ha sido la clave para un progreso social sensacional.

Imagínate si cada uno de nosotros como individuos pudiéramos cultivar una actitud científica de pensamiento crítico riguroso y curiosidad en nuestras vidas personales, y pudieras experimentar un sentimiento de euforia de descubrimiento cada vez que descubres que te has equivocado en algo importante. Tal vez sea hora de dejar de hablar apasionadamente sobre la fe y la creencia como si fueran virtudes.

La fe se basa en la creencia sin evidencia, mientras que la ciencia se basa en la evidencia sin creencia.

(Adaptado de Psychology Today, Octubre 2018)

#creencias #fe #homeostasis #equilibrio #dualidad #pensamiento #científico #ciencia #método #disciplina #sociedad #tribu #grupo

4 views0 comments