¿Crees en el libre albedrío?



¿Tienes libre albedrío? No hay una línea divisoria entre los comportamientos voluntarios e involuntarios.

¿Te consideras el autor de tus propias acciones? ¿Un agente libre? Completamente y todo el tiempo?

O, ¿Has tenido momentos donde piensas, "No sé por qué lo dije" o "No sé qué me pasó cuando hice eso".

Muchos pacientes con trastornos psiquiátricos admiten más fácilmente que hay ocasiones en las que definitivamente no se sienten en control de sus pensamientos, emociones, habla y acciones. Es aterrador y desalentador para ellos.

La mayoría de los trastornos mentales pueden entenderse como finales de un continuo de rasgos humanos normales.

Los padres regularmente llevan a sus adolescentes mal portados, malhumorados o desmotivados a una evaluación psicológica "para averiguar" si el adolescente "tiene un trastorno mental o simplemente un problema de comportamiento y actitud". Por lo general se preguntan si el problema es que "no pueden, o simplemente no se van a comportar mejor sus hijos, o mantenerse más tranquilos o trabajar más duro.

Es una distinción práctica, pero una falsa dicotomía. No hay una línea divisoria entre los comportamientos voluntarios e involuntarios.

¿Ningún cerebro está desligado de sus determinantes físicos?

Si existiera algo así como el libre albedrío puro, entonces las "cosas de la mente" y el resto de las cosas físicas en el universo tendrían que ser categóricamente separadas. Una visión del mundo dividida entre tus pensamientos mentales y lo que ocurre físicamente se denomina dualismo. Para que el dualismo sea correcto, toda la ciencia debería ser incorrecta. La mente viene del cerebro y nada más que del cerebro.

El cerebro es enteramente el producto de los genes y el entorno que interactúan a lo largo de la historia de la vida del ser humano o de los animales. El cerebro está formado por su interacción con su entorno, es decir, las experiencias. Así es como se produce el aprendizaje.

Cada cerebro está preparado o sesgado por su predisposición genética única para responder de manera ligeramente diferente al ambiente y para aprender de manera diferente. Eso es lo que es el temperamento. Por ejemplo, las personas difieren en su capacidad de autocontrol. La educación también influye en el autocontrol, al igual que la práctica y los hábitos de una persona. Demasiado autocontrol puede ser tan deficiente (e involuntario) como muy poco.

Entonces, piénsalo: ya que somos enteramente el producto de nuestros genes y nuestro medio ambiente, ¿dónde entra de forma libre el "libre albedrío"?

Creer en el verdadero libre albedrío implicaría tomar la posición de que dentro de cada uno de nuestros cerebros existe algún tipo de entidad independiente que no se ve afectada por esos factores, como un pequeño ejecutivo que dirige el cerebro, capaz de "decidir" cuándo y cómo actuar. Este ejecutivo tendría que ser completamente autónomo de todos los factores genéticos y ambientales que han dado forma a las conexiones microscópicas del cerebro hasta ese momento.

Tendríamos que imaginarnos a un ejecutivo así sentado en un espléndido aislamiento, totalmente alejado del resto del cerebro e impermeable a todas sus influencias determinantes.

¿Dónde esta el "YO"?

Sí, ciertamente siento que actúo de manera ejecutiva la mayor parte del tiempo. Pero, ¿qué y dónde esta exactamente ese "yo"?

Hay partes del cerebro (la corteza prefrontal) que son relativamente más ejecutivas en sus funciones. Pero incluso estas regiones jerárquicamente más altas dependen y están conformadas por la entrada de partes más bajas y más primitivas del cerebro. El cerebro consiste en regiones interdependientes en un circuito que se asemeja al eco. No hay un ejecutivo absoluto y separado. El sentido del yo ejecutivo es una ilusión elaborada.

Nuestros cerebros son conjuntos complejos de partículas que interactúan con otros conjuntos de partículas en nuestro pequeño rincón del universo. Los sistemas extremadamente complejos como el cerebro humano se comportan de formas extraordinariamente complejas e impredecibles, no como un simple modelo de bola de billar. Por esta razón, tratar de predecir exactamente cómo responderá una persona a una situación es prácticamente imposible, incluso si tuviéramos una computadora inimaginablemente poderosa que pudiera calcular todas las variables.

En ese sentido, la singularidad y la imprevisibilidad de cada decisión y acción, en realidad un cerebro posee algo que en la práctica se parece al libre albedrío. Bien podríamos considerarnos a nosotros mismos como tener libre albedrío. Pero no es verdadero libre albedrío en principio puro.

Una cuestión de grado de impacto.

Los cerebros que se ven afectados por enfermedades mentales, daños o retrasos en el desarrollo pierden gran parte de su complejidad flexible: se vuelven menos libres en su voluntad. El patrón de pensamiento y el comportamiento se vuelven más rígidos, distorsionados, reactivos y, a veces, incluso estereotipados. Las respuestas están menos controladas cognitivamente (por el aprendizaje) y, en cambio, están más determinadas por la emoción, el hábito o el impulso.

Pero recuerde, lo que constituye un trastorno mental es a menudo una cuestión de grado, ya que está más allá del continuo de un rasgo humano normal. Por lo tanto, las preguntas que estábamos considerando sobre "trastorno mental o actitud" y "no puedo o no" deben ser respondidas en tonos de gris en lugar de blanco o negro. Hay que tratar de tener esto en mente con aquellos adolescentes difíciles o cualquier otra persona con problemas de salud mental ... y de hecho al evaluar todo el comportamiento humano.

Entonces, el libre albedrío es una cuestión de grados de libertad relativa, grados de flexibilidad. Pero la capacidad de toma de decisiones del cerebro nunca está completamente libre de sus factores determinantes recientes o distantes.

Algunas personas encuentran esta comprensión deprimente, que nuestra voluntad nunca es verdaderamente libre. Pero me parece que el funcionamiento de este producto de la evolución natural es impresionante y humillante. También es inductivo para la empatía, especialmente cuando se considera a aquellos que enfrentan enfermedades mentales.

Sin embargo actualmente la ciencia nos dice que los patrones de pensamientos adquiridos por un aprendizaje programado desde nuestra infancia se puede modificar y reemplazar, haciendo que sea más congruente con nuestra realidad presente. Esto quiere decir que si nosotros realmente tomamos en serio el dejar de pensar y reaccionar a pesar del medio ambiente entonces podremos retomar el control de ese libre albedrío funcionando más de acuerdo a una voluntad presente que cada vez se ve menos influenciada por el medio ambiente y más impulsada por el amor y la compasión.

(Adaptado y Editado de Psychology Today, Octubre 2018)

#librealbedrío #librepensamiento #decisión #decisiones #medioambiente #genético #temperamento #personalidad #enfermedad #enfermedadmental #mente #cerebro #voluntario #involuntario

7 views0 comments