¿Qué prefieres experiencias o cosas materiales? Descubre que te da ¡¡ más felicidad !!



El consumismo está en el aire en esta época del año. Puede que no haya mejor evidencia de nuestros hábitos consumistas que la enorme cantidad de productos actualmente anunciados en línea, en suplementos de periódicos y, por supuesto, en espectaculares. Pero ha habido algunos rechazos recientes en este frente.

¿Qué hay detrás de estas tendencias? Seguramente, muchas cosas incluyen investigaciones (algunas de ellas realizadas por nosotros) que muestran que las personas tienden a obtener una satisfacción más duradera del dinero que gastan en experiencias que de las posesiones materiales que compran.

Este trabajo se enfoca en la distinción entre compras con experiencias (dinero gastado en hacer viajes, boletos para presentaciones y tarifas para visitar museos o reservas naturales) y compras de cosas materiales (dinero gastado en tener ropa, joyas, muebles y accesorios electrónicos). Hemos encontrado que las personas tienden a ser más felices cuando invierten en experiencias porque las compras de experiencias conectan a las personas entre sí, mejoran su sentido del yo y, en relación con el consumo de cosas materiales, tienden a ser apreciadas por su valor intrínseco en lugar de cómo se comparan entre ellas y con lo que otros tienen.

Cuando hemos discutido esta investigación con amigos y familiares, una reacción común es una insistencia en que los bienes materiales son, sin embargo, un mejor uso del dinero porque duran. Si bien es generalmente cierto que las posesiones son físicamente más duraderas, las experiencias tienden a durar más psicológicamente. A través de una serie de experimentos, hemos aprendido que el valor hedónico que las personas obtienen de las experiencias de consumo se extiende a lo largo de un amplio curso de tiempo.

Por ejemplo, hemos encontrado que, en relación con los bienes, las experiencias suelen proporcionar a las personas un mayor placer anticipatorio. Mirar hacia adelante a las compras de experiencias tiende a ser más placentero, más emocionante y menos lleno de impaciencia. Además, una vez que las experiencias han terminado, continúan viviendo en los recuerdos de las personas y en las historias que cuentan. Nuestros estudios han establecido, por ejemplo, que las personas hablan con otras personas más sobre las experiencias que han comprado que sobre los elementos materiales que han comprado. En comparación con las posesiones, las experiencias proporcionan forraje para nuestras conversaciones, mejorando así la memoria y facilitando la interacción social.

Nuestra última investigación, que se publicará próximamente en la revista Emotion, lleva esto un paso más allá y establece que el consumo de experiencias también perdura en otras formas. Más específicamente, las experiencias continúan porque las personas se sienten agradecidas por ellas una vez que terminan. En una serie de experimentos, encontramos que los sentimientos de gratitud son más provocados por los viajes que las personas han realizado, los eventos a los que han asistido y las comidas que han comido, que por las "cosas" que han comprado. En otras palabras, las personas a menudo están más agradecidas por lo que han hecho que por lo que han tenido.

Vale la pena cultivar la gratitud por varias razones, una de ellas es que facilita la unión social. De hecho, en nuestro trabajo más reciente, encontramos que la utilidad obtenida de las experiencias de compra en lugar de las cosas puede extenderse hacia fuera, al inspirar a las personas a ser más generosas con los demás. Para examinar esto, les dimos dinero real a los participantes en un experimento y les asignamos el papel de “decisivo”, que les permite compartir el dinero entre ellos y otra persona (a quien nunca conocerían) de cualquier manera que lo hagan sentir satisfecho.

Aunque pudieron haberse guardado todo para sí mismos, los participantes del estudio fueron más caritativos, altruistamente dándole más dinero al extraño anónimo, cuando acababan de reflexionar sobre una experiencia gratificante que cuando se les había instruido que pensaran en una posesión material significativa. Los resultados positivos que se derivan del consumo de experiencias, por lo tanto, se aplican no solo a los consumidores de las compras en sí, sino también a los que les rodean.

Esto sugiere que cambiar los gastos un poco más hacia las experiencias y un poco menos hacia las posesiones materiales podría promover el mayor bien social además de mejorar el bienestar individual. Las actividades con experiencias son una forma simple y fácil de implementar en la que se puede mejorar la vida diaria. Teniendo en cuenta nuestros hallazgos, alentamos a los responsables de la formulación de políticas a pensar en formas que faciliten a los miembros de sus comunidades a destinar un poco más de dinero en la dirección de las experiencias.

Las personas no pueden andar en bicicleta, caminar, nadar o participar en un espectáculo sin la infraestructura cívica que les permita hacerlo, por lo que las inversiones en pistas, parques, playas y espacios de actividades (así como un mayor financiamiento para las artes), todo esto podría dirigir a las personas hacia el consumo de más experiencias. Medidas como la entrada a los parques públicos o museos a precios de oferta representan un buen comienzo.

Es un poco extraño que después de una de las épocas más importantes del año para hacer consciencia con dar, con la gratitud, con una reflexión de como has actuado con los demás se enfoque más en los regalos que puedes dar que en las experiencias, ayuda o interacción con los demás puedas tener. La gente a menudo dice que quiere que los sentimientos provocados por esas vacaciones duren más allá del fin de semana. Después de todo, es bien sabido que sentirse agradecido conduce a innumerables beneficios mentales y físicos. ¿Pero ir directamente al centro comercial promoverá la experiencia de gratitud? Ha quedado claro que un tipo diferente de consumo, uno centrado en las experiencias, es una mejor opción. Y lograr que los consumidores reasignen la forma en que gastan su dinero podría incluso llevarlos a tratar mejor a los demás.

(Adaptado de Scientific American Mind, Diciembre 2017)

#consumismo #compras #compulsivo #material #materialista #experiencias #viajes #social #interacción #gratitud #conexión

10 views0 comments