Te Sientes Agotado...¿Cómo te das un respiro?



El agotamiento no es el problema; se trata de las elecciones que haces...

"Estoy agotado, pero ¿No están ... todos igual?"

En realidad no…

Si bien algunos dirían que el agotamiento es parte inherente de nuestra cultura con un alto nivel de trabajo y de esfuerzo, no podemos dejarlo todo en la entrada de nuestra puerta. Aquí están las 6 fuentes individuales comunes del agotamiento:

# 1. Trabajas demasiado.

Tú eres la novata en el bufete de abogados, tu inicio es .. tienes 2 hijos menores de 3 años. ¿Estarás agotado? Claro, las 80 horas aproximadamente por semana de trabajo, la mitad de la noche amamantando y corriendo todo el día te dejan agitada, estás crónicamente cansada. De acuerdo, este agotamiento es real; estás haciéndolo lo mejor que puedes.

# 2. No te gusta perder el control

En realidad, tu esposo te ha dicho muchas veces que está de acuerdo en contratar a alguien para ayudar a limpiar la casa o encontrar una niñera para que puedas tener un descanso. O tu supervisor te ha dicho: no te preocupes por manejar todo el proyecto, puede dárselo a un compañero de trabajo. Pero no busca ayuda para la limpieza, no puede encontrar la niñera perfecta, el compañero de trabajo no entiende realmente el proyecto y probablemente lo arruinará.

Esto tiene que ver con el control, y el control con la ansiedad, y con frecuencia la ansiedad se trata de no confiar en los demás, siempre esperando que suceda lo peor, el miedo a los "errores" y la necesidad de un cierto nivel de perfección en todo momento. No puedes dejar ir tareas, dejar que otros te ayuden, no puedes delegar porque ... te sientes ansiosa porque sucederán cosas malas. Si tú lo haces todo, no tienes de que preocuparte, pero el precio que pagas por controlarlo es el precio de agotarse.

# 3. No sabes decir que no

Está bien, tal vez puedas delegar u obtener la niñera, pero parte de tus más de 80 horas es porque no sabes decir que no. ¿Necesitas un voluntario para ese nuevo grupo de trabajo? Alzas la mano. Necesito a alguien que me ayude con la venta de pasteles en la iglesia - lo mismo. ¿Tienes otro hijo?.. Claro, supongo, ¿por qué no?

A veces esto se trata de ser estratégico y realista: no te niegas a trabajar el fin de semana, en tu segunda semana en el trabajo de bufete de abogados o en el inicio. Pero la ¿venta de pasteles? ¿Otro bebé? Esto puede ser más sobre ti y tu personalidad, la personalidad de ser siempre agradable, siempre complaciente, que quiere hacer felices a todos, evitar conflictos a toda costa.

Este es tu talón de Aquiles, tú falla psicológica fatal que eventualmente te hará caer en el agotamiento. No se trata de la venta de pasteles o incluso de tener más hijos, se trata de aprender a salir del complaciente, no quiero que nadie se moleste.. la mentalidad de siempre estar "ayudando". Trabajaste cuando eras niño, pero ahora ya trabajarás como adulto. Esto es muy importante para tu salud mental, algo que debes tomar en serio y trabajar por tu cuenta, en terapia, o corres el riesgo de un perpetuo de agotamiento.

# 4. Tu identidad es la de una de víctima.

Esto es lo que significa "no poder decir que no" inmerso en una identidad. Todavía tienes el tick de ansiedad por decir que no a veces, pero pasa rápidamente.

Por lo general, no sientes nada de eso, vas en piloto automático, levantas esa mano y ni siquiera te das cuenta de si quieres hacer algo o no. Eres tú. Lo que obtienes son cumplidos y admiración de los demás por tu persona trabajadora y siempre sacrificada. Eres "amada"... eso te mantiene en marcha. Y, como ventaja adicional, al avanzar por ese camino, nunca has querido lidiar con esa autocrítica en tu cabeza que siempre está lista para atacar.

Y cuando llega el agotamiento, sientes que te lo ganaste. Un breve colapso, que, por supuesto, todo el mundo entiende y simpatiza, antes de que lo vuelvas a repetir.

# 5. Tu trabajo es tu vida

El trabajo puede ser la puesta en marcha, la crianza de los hijos, la ejecución de las interminables ventas de pasteles del domingo. Así como tu identidad puede ser la de una víctima, aquí tu identidad es ... el trabajo. Eres tú, que ocupas el 97,5% de lo que eres y te aferras como si fuera una balsa salvavidas psicológica porque lo es. Sin eso, te preocupas que no seas nada. Nuevamente, recibes elogios de los demás para mantenerte en movimiento, así como el temor subyacente y perpetuo de que Dios no permita que ocurra algo que te lo quite todo.

Entonces, te lanzas a ese 24/7, y como bono, tienes ese poderoso sentido de control y dominio. Entonces te agotas, pero de nuevo es un precio relativamente pequeño a pagar para evitar la indiferencia. ¿Jubilación? Ni siquiera lo piensas.

# 6. Estás tratando de escapar / evitar

Este es el primo cercano del # 5. Aquí trabajas las 80 horas, incluso después de que ya eres una socia en la empresa, incluso después de que tu ascenso se haya hecho público, incluso después de que los niños sean adolescentes y más independientes ¿porqué? ... Puede ser el miedo a la no existenciao indiferencia, pero puede ser más concreto, como si no quisieras lidiar con tu relación íntima pasada o muerta, o si necesitarás escapar del caos y el drama en casa. Desarrollas una visión de túnel bien afinada, las persianas están siempre abiertas, puedes usar el "estoy cansada" o "trabajar hasta tarde" como excusa para todo lo que no sabes cómo enfrentar.

Esto se convierte en otro impulsor en tu vida que lleva al agotamiento porque es realmente una mala solución para todos esos otros problemas. Eres necia a renunciar a él cuando sientes que no tienes otras opciones.

La única solución

Repasar toda esta combinación de fuentes que contribuyen es la idea de que el agotamiento no es el problema, sino una consecuencia, una mala solución para una vida mal ejecutada. Pero más aún, se trata de una vida que ha perdido cualquier noción de elección. Es una vida que se ejecuta en piloto automático: haces lo que haces porque lo haces.

La salida es simple pero difícil. Debe salir de la jaula de hámster para correr al darte cuenta de que SÍ tienes una opción, que hay opciones, que no tienes que hacer lo que haces, sino simplemente, puedes tomar un respiro, dar un paso atrás y tomar decisiones diferentes. Esa es la parte simple.

Lo difícil es poner en acción las opciones que parecen viables, que te llaman la atención a esa parte de tu vida que se ha marchitado u olvidado. Aquí es donde deberías experimentar diciendo que no y descubrir que no pasa nada malo. Obtienes la ayuda de otros y descubres que todo está bien y quizás puedas comenzar a confiar en los demás y no estar tan aislada.

No te enfocas en tu control, sino en la ansiedad subyacente que lo impulsa, de modo que te va conduciendo hacia sentirte menos. Diversifica y expande deliberadamente tu autoimagen e identidad para que no tengas todo en una canasta que siempre se tambalee. Te detienes e intentas (tragar) abordar estos problemas que has intentado evitar. Se oye difícil pero es totalmente factible, y puedes obtener ayuda para hacerlo.

Entonces, si deseas bajar de ese tren agotador, retrocede, ve y haz una nueva elección. Tú..decides, en última instancia, quien quieres ser de hoy en adelante. No solo aceptando lo que obtienes complaciendo a los demás.

(Adaptado de Psychology Today, Octubre 2018)

#agotado #exceso #trabajo #obligaciones #decirquesi #quedarbien #complacer #víctima #decisiones #control #identidad #problemas

10 views0 comments