¿Conoces los Pequeños Hábitos que harán Realidad tus Metas?



"Un viaje de mil millas comienza con un solo paso". ~ Lao Tzu

Muchos de nosotros tenemos grandes metas para nuestras vidas.

Estos objetivos pueden vincularse a nuestro trabajo, o quizás a formar una familia, o ideales para un nuevo hogar con esa familia, o viajar a un lugar exótico con el que hemos soñado durante mucho tiempo, o casi cualquier otra cosa. A menudo, estos objetivos pueden parecer muy lejos de donde estamos actualmente en nuestras vidas. De hecho, a veces pueden parecer tan lejanos que parecen estar totalmente fuera de tu alcance.

Como consecuencia, muchos de nosotros nos rendimos incluso tratando de hacer que estas cosas sucedan. Y eso es una verdadera lástima, porque a veces todo lo que se requiere para lograrlo es poner un pie delante del otro, en una dirección que te lleve a materializarlos.

La presión de los grandes pasos y él éxito durante la noche.

Parte de la razón por la que nos rendimos es que nos presionamos para que las cosas sucedan rápidamente. Tratamos de hacer grandes cambios radicales en nuestras vidas y esperamos cambios de la noche a la mañana. Si esto no sucede, podemos desanimarnos rápidamente y renunciar. Perdemos de vista cualquier progreso que podamos estar haciendo hacia nuestras metas.

Tal vez intentamos desarraigar y cambiar todos nuestros hábitos a la vez y no sucede. Estos hábitos pueden haber sido parte de nosotros durante mucho tiempo, pero por lo general esperamos cambiarlos rápidamente por arte de magia.

Este ciclo puede repetirse una y otra vez. Y esto puede ser realmente desalentador. Sentimos que nos esforzamos mucho pero no llegamos a ningún lado rápido.

Lo que he encontrado, al hacer cambios positivos significativos en mi vida, es que a menudo los pequeños pasos y hábitos que los sustentan no reciben suficiente atención. De hecho, creo que hay una magia sin explotar en estos hábitos aparentemente pequeños. Si les da la atención necesaria pueden apoyar incluso los objetivos más grandes.

De un escritor que no escribió a uno que escribe muchos ..

Mientras que escribir no paga todas mis cuentas, definitivamente soy un escritor. Creo que una parte de mí siempre ha estado en algún nivel. Es algo que me apasiona increíblemente. Es algo en lo que gasto mucho tiempo y energía.

Me encuentro con muchos escritores y aspirantes a escritores en mis viajes que hablan de escribir su primer libro o crear sus propios blogs. A decir verdad, creo que la mayoría de nosotros pensamos que hay un libro en nosotros que escribiremos algún día.

Cuando profundizo un poco más, nunca deja de sorprenderme cómo muchas de estas mismas personas aún no han desarrollado un hábito regular de escritura. Es como querer correr una maratón con su única preparación: caminar 800 yardas a las tiendas diariamente. Las probabilidades de que esto ocurra son escasas, muy escasas.

Eso es una pena, ya que escribir un primer libro o comenzar un blog es un logro asombroso para cualquiera que tenga una pasión por la palabra escrita y compartir sus ideas.

Sin embargo, no debería sorprenderme, este es el caso. Verás, yo fui una de estas personas durante muchos años. Prometí escribir más de lo que realmente escribí. Pensé en los libros que iba a escribir sin escribir una palabra. Pensé en ideas para artículos sin cometer una sola palabra en la página.

Afortunadamente, esto ha cambiado en los últimos años. De hecho, se ha cambiado al ritmo de siete libros y contando y cientos de artículos escritos para mi propio blog y otros blogs. Incluso he tenido la suerte de compartir varios artículos aquí con la maravillosa comunidad de Tiny Buddha. Mis palabras se han leído en todo el planeta en muchos países. Mis libros han sido comprados en la mayoría de los rincones del mundo.

Comparto esto no para presumir, sino para hacerte saber que tengo piel en este juego de escritura, y que las ideas que siguen han sido ganadas y probadas. Lo más importante, nada de esto hubiera sido posible si hubiera seguido manteniéndome en los bloques autoimpuestos en los que me había puesto.

Rompiendo la meta grande en pasos más pequeños (escribe una línea).

Cuando estaba comenzando mi viaje de escritura, casi todo lo que leía en términos de consejos para el escritor incluía alguna forma de "escribir tantas (500, 1000, etc.) palabras por día". Bueno, esto nunca me funcionó bien. Lo probé y fallé regularmente.

Con compromisos de tiempo completo en otro lugar (un trabajo no relacionado, amigos, hobbies, una relación), la presión de tratar de acertar un cierto conteo de palabras simplemente no era adecuada para mí. Entonces, después de muchos intentos fallidos de forzarlo, finalmente me di permiso para intentar otra ruta. Rompí esto en un hábito aún más pequeño. Decidí comprometerme a escribir solo una línea al día.

Algunos días esa línea se convirtió en muchas páginas de ideas, a veces era solo una línea. Esta bien no tienen que ser grandes avances todos los días.

El hábito y la práctica demostraron ser la parte importante de este proceso. Era algo que funcionaba para mí y podía seguir. Fue algo que me sacó de mi inercia de escritura y me hizo avanzar en una dirección positiva.

¿Por qué este tipo de enfoque funciona?

Si hacemos que el inicio de un hábito sea lo suficientemente bajo, evitamos las excusas para no hacer algo. Sin embargo, si también hacemos que el inicio sea significativo, incorporamos un hábito que respalda los pasos más prácticos de manera regular para lograrlo.

Quinientas palabras por día pueden ser un objetivo más significativo para otros escritores, y es un objetivo que a menudo comparten los escritores destacados. Algunos escritores se comprometen a "dos mugres páginas por día". Personalmente, me gusta que el inicio sea aún más bajo hasta en una línea.

Lo que he encontrado es que, la mayoría de las veces, una línea se convierte en muchas, y el simple hecho de comenzar crea un impulso o el famoso momentum. También me permite ser libre con la forma en que uso mi tiempo. No me siento presionado por tener un gran bloque de escritura por día.

Puedo encontrar tiempo para múltiples oportunidades de escribir en su lugar (un poco y, a menudo, un espacio de enfoque a lo largo del día). Para aquellos de nosotros que también tenemos responsabilidades externas y trabajos no relacionados, este enfoque puede ser especialmente útil.

Una línea también es un punto de inicio lo suficientemente bajo como para no sentirme mal si me pierdo un día por completo. Y a veces tengo días en los que no escribiré una palabra. Tal vez no sea el consejo de moda del día, pero funciona bien para mí. No me siento culpable por perder un día, pero a menudo me doy cuenta de que soy dos veces más productivo que el día después de un día perdido y obtendré muchas ideas.

Un hábito aparentemente pequeño ha sido el catalizador de muchos cambios positivos en términos de mi escritura.

¿Cómo podemos aplicar esto a otras metas en tu vida?

Mi ejemplo incluye mi escritura porque esto es algo que me apasiona. Puede que escribir no sea lo tuyo, pero la buena noticia es que no tiene por qué serlo. Este enfoque se puede trasladar y funciona para todo tipo de objetivos. Lo sé porque lo uso regularmente para muchos objetivos personales.

Lo que también he encontrado es que lo que parece ser un pequeño cambio de hábito, y un nuevo comportamiento, puede comenzar a tener un efecto compuesto. Creamos un impulso positivo. Nos preparamos para el éxito.

Diminutos pasos en la dirección de una objetivo/meta son todavía pasos en esa misma dirección. Hay una verdadera magia que se puede encontrar al vincular los pasos de manera consistente. Las grandes metas están bien como una estrella guía, pero deben apoyarse con pasos más pequeños. Desarrollar estos pequeños y positivos hábitos puede ayudar incluso a los objetivos más grandes. La ilusión de alcanzar algo ... no lo hará.

¿Quieres escribir un libro? Comienza por desarrollar un hábito de escritura regular. Tal vez intenta mi ejemplo de una línea al día para hacerlo o intente algo más que funcione para tí.

¿Quieres correr una maratón? Comprométete a preparar tu ropa para la mañana siguiente como un pequeño hábito. Luego vincula esto con otros pequeños hábitos que apoyen tu objetivo, como comprometerte a aumentar tu kilometraje gradualmente semana a semana. No esperes correr esa maratón mañana a menos que ya hayas puesto mucho trabajo para llegar allí.

Sea cual sea su objetivo, desarrolle una práctica regular para ayudarlo a acercarse a él. Establezca hábitos simples que apoyen que esto suceda, y que lo hagan responsable, mientras aún se pueda lograr. Comprométete a esto y creéme que pueden pasar cosas increíbles.

Hábitos minúsculos: Es simple, no siempre es fácil.

Este pequeño enfoque del hábito es increíblemente simple y ahí es exactamente donde está el poder. No hay trucos, atajos o secretos de ninja por los cuales preocuparte. No hay derechos de autor o puntos de inicio complejos de los que tengas que preocuparte. Podemos establecer nuestras propias reglas o no tener reglas. Es tan simple que puede y funcionará para nosotros si nos comprometemos a hacerlo.

Simple no significa fácil, este enfoque todavía requiere trabajo. Y eso es algo bueno, ya que nuestros objetivos serán mucho más dulces si nos aplicamos en el camino.

Cuanto más grande sea la meta, más tiempo tomará este proceso y más hábitos tendremos que acumular. Sin embargo, podemos comprometernos a aceptar el proceso y el viaje para su propio fin, en lugar de centrarnos únicamente en el destino (el lugar al que queremos llegar).

Dale a los pequeños hábitos un intento en serio. Te puedes sorprender por donde te llevará ese camino.

(Adaptado y editado de tinybuddha.com)

#hábitos #pequeñospasos #metas #objetivos #objetivo #alcanzar #materializar #éxito #constancia #disciplina #escribir #dividir #piezas #enfoque

6 views0 comments