¿Cómo no cargar a nuestros hijos con nuestras propias "heridas" emocionales?



¿Por qué la autoconciencia es la clave para una buena crianza?

Ser un padre lo suficientemente bueno en un nivel práctico y basado en tareas es un poco como hacer un triatlón ironman a diario. Pero el verdadero triatlón de la crianza de los hijos es el trabajo que implica permanecer despierto y consciente de nuestras propias "heridas" emocionales y no exponerlo o filtrarlo en nuestra relación con nuestros hijos.

Hace poco fui testigo, una vez más, de que la autoconciencia y el discernimiento son absolutamente vitales para el trabajo de una buena crianza. He conocido a mi amigo Dan por un buen tiempo. Debido a que él ha estado en mi vida durante décadas, también conozco a sus hijos desde que nacieron y tienen mi propia relación con su hijo y su hija, que ahora son adolescentes.

En una caminata reciente, Dan estaba furioso conmigo por su hija adolescente Kim y un incidente que acababa de ocurrir entre ellos. Esa misma mañana, Kim había estado tomando fotos y Dan, quien sabe mucho sobre fotografía, le ofreció a Kim una sugerencia sobre cómo encuadrar sus fotos de una manera más rica e interesante. Kim, que tiene 15 años, se había irritado con su padre y rechazó sus sugerencias, diciéndole que la dejara en paz para que pudiera tomar sus propias fotografías de la manera que ella quisiera.

Dan estaba muy enojado porque, según él, Kim rechazó todo lo que ofrecía porque no lo respetaba. En su historia, su hija no pensaba que él era alguien que sabía algo de valor. Ella ignoró sus sugerencias porque no pensaba que él fuera alguien cuya opinión importará.

Escuché a mi amigo con muchos sentimientos encontrados. Sabía que esa historia acerca de no ser valorado por lo que ofreció, había sido la experiencia de Dan desde que lo conocí. Era consciente de que mi amigo había luchado con sentirse invisible durante toda su vida, y que siempre se había sentido invisible, no apreciado y no validado en su trabajo. Sabía que estas eran las "cosas" de Dan provocadas por la saludable necesidad de su hija de tomar sus propias decisiones y crearlas a su manera. También me sentí triste por mi amigo y su deseo de que su hija lo apreciara y fuera valorado por todo lo que sabía.

Mientras Dan me expresaba su enojo, también tenía en mi mente conversaciones que había intercambiado con su hija. Ella había compartido conmigo lo controlada que se sentía por su padre, cómo él nunca podía dejar que ella hiciera nada a su manera y tenía que enseñarle algo constantemente y mostrarle lo que sabía. Ella había expresado una gran frustración por el hecho de que su padre intentara mejorarla constantemente y nunca podría estar con ella como era o dejar que ella fuera quién era. Ella sintió que estaba siendo alimentada implacablemente con el mensaje de que no era lo suficientemente buena. Ella tenía que hacer todo mejor, ser mejor.

Simultáneamente, debido a que Kim es una joven emocionalmente inteligente, pudo ver que cuando recibió sugerencias de su padre, sintió que toda la experiencia se había convertido en él, como si fuera responsable de hacer que su padre se sintiera valorado, importante y visto. Naturalmente, ella se resistió a aceptar sus sugerencias porque tenía ganas de hacerlo, secuestró su experiencia y la convirtió en un "Mira lo que papá puede ofrecerte ... mira lo que es un padre de persona / padre valioso", todo lo que ella (comprensiblemente) no quería hacer nada con ninguna de sus sugerencias.

Sabía todo esto mientras Dan se enfurecía por los crímenes de Kim y cómo ella estaba rechazando deliberadamente su sabiduría y experiencia. Cuando llegó al final de su berrinche y quería que yo validara sus sentimientos, estaba en un aprieto. Pero como él es un amigo muy querido y porque también amo a Kim, me sentí obligada a hablar un poco sobre lo que vi que estaba sucediendo. Y así empecé con él por su frustración y enojo. Intenté hacer espacio para los sentimientos de invisibilidad y rechazo que él expresaba. Y luego ofrecí, también, una posible explicación alterna de por qué Kim no querría sus consejos de fotografía, una que podría disminuir la herida, pero a costa de contradecir su historia.

Le recordé a mi amigo que Kim tenía 15 años y necesitaba aprender, pero también que le permitieran resolver las cosas por sí misma y que era fantástico que estuviera jugando con la cámara. Y le dije que sabía, con seguridad, que ella no creía que él fuera un bueno para nada, como había decidido que era el caso, sino que ella estaba tratando de convertirse en una persona por derecho propio y, a veces, sentía sus sugerencias como si estuvieran en contra de lo que ella quería. Traté de ser amable con él y decidí dejar de lado la antigua historia de su pasado, cómo él había estado luchando contra estos sentimientos mucho antes de que Kim apareciera en escena con su cámara. También dejé de lado mi creencia de que estaba acusando a su hija de intenciones que no le pertenecían. Sabía que Dan estaba expuesto y ese sentimiento de no tener valor era su herida central, por lo que simplemente intenté agregar otra experiencia posible, la verdad o el marco (de Kim) a su historia, traer algo de aire a su historia sin aire, para romper la solidez y certeza de la historia que había construido alrededor de su hija.

La verdad era que había sentido compasión por Dan y su hija, y no estaba seguro de cómo ayudar a la situación más que de defender todas las verdades que coexistían; eso significaba los sentimientos de invisibilidad de Dan, su deseo de no sólo ser valorado, sino también de enseñarle a su hija lo que el sabía (lo cual era un deseo saludable), y la necesidad de Kim de ser valorada por ella misma, sin tratar de mejorarla, y su necesidad de no tener que validar continuamente a su padre por su conocimiento, para compensar lo que su padre no había sido visto por el mundo. Pero lo que no pude obviar y permitir fue la asignación de culpa que mi amigo hizo a su hija por lo que había sido su propia herida; no podía simplemente ver como él negaba sus propias "cosas" y se las adjudicaba a la experiencia con Kim. Efectivamente esa experiencia había provocado que su herida central, reviviera, pero no porque ella tenía la intención de hacerlo. Estaba haciendo algo que no tenía nada que ver con él o que fuera sobre él, colapsando su experiencia personal con una verdad más amplia, lo cual no estaba bien.

Cuando compartí la experiencia de Kim con Dan, una experiencia que fue radicalmente diferente a la que él le había asignado en su narrativa, mi fantasía era que de repente sentiría él una ola de compasión paternal por su hija, que sería capaz de salir de su propia historia del ego, la defensa del ego y la empatía por la experiencia de su hija de nunca sentirse lo suficiente, de tener que ser siempre mejor (para que papá se sintiera valioso y visible). Pero en ninguna parte de mí realmente pensé que ese escenario sucedería, y de hecho no sucedió. Mi amigo se mantuvo leal a las defensas de su ego, se quedó con su narrativa y explotó hacia mí. Al ofrecerle una verdad diferente, en realidad la de su hija, le pedí que mirara sus propias "cosas", su historia y lo que suponía que era verdad, y también, quizás, que abriera su corazón a la experiencia real de su hija en lugar de lo que él estaba construyendo para la experiencia de ella. Esto, aparentemente, no era lo que él quería o necesitaba, y decidimos reunirnos nuevamente cuando estuviera más tranquilo.

Pero dicho todo esto, me hizo pensar nuevamente en lo importante que es para nosotros como padres separar las "cosas" que nos pertenecen, de nuestras historias y lo que es realmente cierto para nuestros hijos. Cuál es nuestra experiencia y cuál es su experiencia, permitiéndoles coexistir con dignidad, tan diferentes como suelen ser. Todos hemos sido Dan en un momento u otro y, cuando éramos más jóvenes, todos éramos Kim y nos arrojaban las cosas de nuestros padres. Yo crecí en una casa que a veces me sentía como una casa de espejos, donde rara vez participabas en una conversación que incluía tu verdad real, sino que estaba relacionada con las proyecciones de otros, siempre cargada con algo que te habían asignado (positivo o negativo) que era parte de la historia de otra persona. Y así, cuando mi amigo Dan le dio una intención a su hija que pertenecía a su historia y no era su verdad, sentí que surgían mis propias heridas.

A menudo, como padres, somos provocados por algo que nuestro hijo dice o hace. Si no lo detectamos en el momento o poco después, si no poseemos nuestras "cosas" como nuestras y las mantenemos alejadas de nuestros hijos, terminaremos en una relación distorsionada y confusa con nuestros hijos, una que les niegue el derecho a que su propia verdad sea vista y honrada, sus propias intenciones validadas, y que además nos niegue la posibilidad de una relación fresca y verdadera con nuestros hijos.

Cuando empalmamos nuestras cosas y los motivos de ellos, terminamos creyendo que nuestros hijos son responsables de volver a herirnos de la manera que dicta nuestra historia, cuando en realidad nos volvemos a herir al convertir nuestra experiencia subjetiva en una verdad objetiva con todos los villanos acompañantes.

En cambio, cuando somos activados, podemos hacer una pausa, sentir la liberación, reconocer la herida y aprovechar la experiencia como una oportunidad para generar compasión. Nuestros hijos, si podemos permanecer despiertos y conscientes, nos ofrecen el regalo que es una oportunidad para despertar, prestar atención y brindar bondad a nuestro propio dolor. Nos muestran lo que está enterrado en nosotros; No permitamos que, en nuestra ignorancia y actitud defensiva, sepultemos a nuestros hijos con nuestro dolor.

El hecho de que tengamos una experiencia subjetiva no significa que sea una verdad objetiva. Podemos tener una experiencia muy real y fuerte, pero eso no significa que la otra persona nos esté haciendo eso a nosotros a propósito. Sus acciones desencadenan algo en nosotros, pero su experiencia, lo que sucede en ellos y para ellos, es sin duda muy diferente a la experiencia que estamos teniendo nosotros. Y ambas experiencias son verdaderas y válidas.

Nuestros hijos están tratando de convertirse en personas, individualizarse y descubrir quiénes son. Eso es lo suficientemente difícil como para no tener que descifrarlo, seleccionarlo, desvincularlo y salir de nuestras historias. Nuestros hijos despiertan en nosotros lo que hemos vivido, lo que incluye nuestro sufrimiento. Podemos inclinarnos ante nuestros hijos, como mensajeros de nuestro propio dolor; ellos lo traen, algunos de los cuales quizás ni siquiera sabíamos que estaban allí, pero ellos lo activan para que podamos sanarlo.

Como padres, es nuestra responsabilidad separar lo que nos pertenece de nuestra propia infancia y vida adulta y no mezclar eso con la verdad de nuestros hijos. Su verdad les pertenece tal como nuestra verdad nos pertenece a nosotros. Y todas estas verdades pueden, con consciencia, coexistir en armonía.

Nuestra mayor responsabilidad como padres, tan importante como asistir a todos los juegos de futbol y recitales de baile, es nuestra propia consciencia y la voluntad de asumir la responsabilidad de nuestras propias "cosas", de sentir lo que surge sin convertirlo en una historia sobre alguien más. Y al hacerlo, ofrecemos a nuestros hijos la dignidad de decidir y descubrir su propia verdad y hacerla escuchar, sin nuestras intrusiones de heridas que los lastimen a ellos.

(Adaptado y Editado de Colier N., Psychology Today, Enero 2019)

#heridas #cosas #emocionales #sanar #compasión #bondad #hijos #hijas #adolescentes #crianza #activar #enojo #ira #calma #escuchar

4 views0 comments