La sabiduría como un gran remedio



Durante siglos ha existido una cualidad que se conoce como sabiduría. Una frase como "las cabezas más sabias prevalecieron" implica que la sabiduría nos puede salvar de acciones estúpidas o tontas. Los ancianos alguna vez fueron considerados sabios, y también los filósofos. Pero una vez que mencionas estas referencias, la sabiduría se siente anticuada e irrelevante. ¿Quiénes son las cabezas más sabias en nuestros días? Aparte de una figura venerada como el Dalai Lama, es difícil nombrar a uno, y en realidad es una figura espiritual más que el sabio clásico.

Cualquiera que sea la sabiduría, la persona promedio no piensa mucho en ello, si es que lo hace, y cuando considera los problemas que se sienten más perturbadores: cambio climático, terrorismo, racismo, pobreza y tensiones internacionales, por ejemplo, nadie está clamando a llamar a la sabiduría para resolverlos.

Pero tal vez solo la sabiduría pueda. Déjame explicarte lo que quiero decir.

Todos los problemas, no solo los grandes problemas globales en la vida cotidiana, se resuelven utilizando un modelo mental. Este modelo explica qué ha fallado, que es el primer paso para hacer las cosas bien de nuevo. Considere un problema común como sentirse deprimido. En nuestro tiempo, aplicamos un modelo médico y enviamos a la persona deprimida a obtener ayuda de un médico, quien le recetará un antidepresivo, o un psicólogo, que aplicará algún tipo de terapia.

En el pasado, otros modelos habrían ofrecido una explicación muy diferente de por qué una persona está deprimida. En lugar de llamar a la depresión un trastorno mental o una enfermedad psicológica, lo que lleva a tratar de entender el cerebro de la persona, la depresión se habría considerado una falta de disciplina personal o una falla moral. Una persona deprimida en otro modelo sería considerada poseída por espíritus malignos o castigada por Dios por algún pecado oculto. Es extraño pensar que la depresión podría tratarse utilizando todo, desde sangrado hasta exorcismo, pero ese es el poder de los modelos mentales.

Los modelos engañan a las personas para que crean que son verdaderas. En la sociedad moderna, la creencia general de que la depresión es una enfermedad, como contraer un resfriado o contraer cáncer, se siente tan segura de que pocos estarían en desacuerdo. Pero, de hecho, el modelo de enfermedad no siempre es viable en la depresión. La acción de los antidepresivos populares en el cerebro no es segura y puede ser totalmente mal entendida. No se puede predecir de manera confiable quién se deprimirá, y muy a menudo la depresión va y viene sola sin que nadie pueda explicarlo.

Si su modelo no predice las cosas correctamente, conduce a soluciones aleatorias y depende de suposiciones no comprobadas (en este caso, la suposición de que la depresión es un problema cerebral), no es un modelo que coincida con la realidad. En la vida moderna, contamos con un modelo de realidad que tiene tres componentes o niveles.

El primer nivel son los datos, que recopilamos y reunimos en hechos. Se supone que los hechos coinciden con la realidad, pero gracias al don humano de la racionalidad ahora tenemos los llamados hechos "alternativos", que en realidad son simplemente opiniones tercas que se niegan a ser racionales.

El segundo nivel es la información. La información consiste en la conclusión que revelan los datos. Si su análisis de sangre vuelve con una lectura anormal de azúcar en la sangre (hecho), su médico podría informarle que usted es diabético (conclusión). Pero en muchos casos de otros trastornos, los médicos y otros expertos frecuentemente no están de acuerdo. La misma información a menudo puede llevar a conclusiones opuestas.

El tercer nivel es el conocimiento, que consiste en la comprensión. Usted es un médico experto si fue a la escuela de medicina y adquirió el conocimiento de las enfermedades y cómo tratarlas. El conocimiento es la cumbre del modelo científico o racional. Los datos nos dan los hechos; los hechos se juntan en información correcta; La información, cuando se absorbe como conocimiento, permite resolver cualquier problema y responder a cualquier pregunta.

Y, sin embargo, el conocimiento también se rompe; de hecho, se descompone todo el tiempo. Un buen ejemplo son las dietas. Existe suficiente información sobre el fracaso de las dietas para demostrar que no funcionan, pero el hecho de que solo alrededor del 2% de las personas que hacen dieta puede perder cinco libras y no consumirlas durante cinco años no inhibe la industria de las dietas masivas y lucrativas. . Sabemos todo tipo de cosas donde nuestra comprensión es inútil: las emisiones de carbono calientan el planeta, las mujeres son iguales a los hombres, las guerras no tienen ventajas. La desigualdad de género, el calentamiento global y los conflictos violentos se vuelven locos, no por falta de comprensión; después de todo, los datos, los hechos, la información y el conocimiento sobre estos problemas son irrefutables, sino porque el modelo actual ha fallado.

¿Qué hace la gente cuando su preciado modelo de realidad se rompe? Se aferran a ella aún más fuerte y continúan haciendo las mismas cosas que nunca han funcionado. La ciencia, el ícono definitivo del modelo racional, se aferra a la noción totalmente no probada de que el cerebro crea la mente, por ejemplo, y si usted dice que este modelo tiene muchos problemas, un científico cerebral ignorará sus objeciones. Se aferra a su modelo porque parece lo suficientemente bueno, a pesar de sus inconsistencias, y su trabajo depende de ello.

Entra en la sabiduría. La sabiduría se ha vuelto escasa por la sencilla razón de que no sigue ningún modelo. Sócrates hizo el punto, y le causó muchos problemas, que la sabiduría no se puede enseñar. Puede enseñar la recopilación de datos, la acumulación de hechos y muchas ramas del conocimiento, pero la sabiduría se distingue. La verdadera sabiduría conduce a cosas como la intuición, la profundidad de la experiencia, la autoconciencia y la humildad ante los misterios que nunca se comprenderán por completo.

Debido a que la sabiduría contradice la certeza que los modelos intentan darnos, ha sido difícil para la sociedad, como lo demuestra la muerte de Sócrates. La sociedad defiende sus modelos preferidos y apreciados (que pueden ser míticos, religiosos, animistas, científicos, etc.) con ferocidad; La certeza no debe ser burlada. La sabiduría requiere una forma totalmente diferente de ver la realidad. El camino de regreso a la sabiduría, es la única forma de alcanzar el potencial infinito que poseen los seres humanos, y en una escala global, es la única forma en que alcanzaremos las soluciones que se necesitan desesperadamente.

(Adaptado y editado de Chopra D., San Francisco Chronicle, March 2019)

#depresión #sabiduría #remedio #enfermedad #conocimiento

8 views0 comments