Imagina la versión opuesta de ti mismo


Uno de los mayores obstáculos para la superación personal es superar su autoimagen.


Su "autoimagen" es una imagen mental de cómo se ve a sí mismo y cómo cree que los demás lo ven. Esto incluye no solo las características físicas (como la altura, el peso y la forma del cuerpo), sino también las características mentales (como su personalidad, confianza, habilidades y actitud).

A menudo consideramos esta autoimagen como una verdad objetiva. Pensamos para nosotros mismos, "¡Por supuesto que sé quién soy! ¿Cómo no iba a hacerlo?".

Pero la verdad real es que nuestra autoimagen es a menudo una interpretación subjetiva. Tomamos hechos y eventos que nos han sucedido, y luego los sometemos a un filtro mental que en última instancia crea nuestra concepción de "yo" y "mi historia".


A veces, debemos tratar de salir de nuestra limitada "auto-imagen" antes de que podamos aprender algo nuevo sobre nosotros mismos o crecer de una manera inesperada.


Un gran ejercicio para hacer esto es imaginar la "versión opuesta" de uno mismo.



Imagina la “versión opuesta” de ti mismo


Para comenzar a imaginar la "versión opuesta" de usted mismo, primero haga una lista de los rasgos que asocia con usted mismo y luego escriba cuál sería su opuesto.

Por ejemplo…

* ¿Introvertido? ¿Cómo sería una versión muy extrovertida de ti?

* ¿Ansioso? ¿Cómo sería una versión realmente tranquila y relajada de ti?

* ¿Baja autoestima? ¿Cómo sería una versión súper segura de ti?

* ¿Emocional? ¿Cómo sería una versión más racional de ti?

* ¿De mente cerrada? ¿Cómo sería una versión más abierta de ti?

* ¿Desagradable? ¿Cómo sería una versión más amable y amigable de ti?


Por supuesto, los rasgos que elijas pueden ser diferentes, pero entiendes la idea.

Recomiendo centrarse más en los rasgos que no son saludables o que quieren equilibrar más, ya que el objetivo principal de este experimento mental es empujar su mente en una dirección diferente.

Una vez que comiences a conceptualizar esta "versión opuesta" de ti mismo, IMAGINA cómo actuarían de manera diferente a ti en ciertas situaciones.


Por ejemplo, ¿cómo sería el "súper seguro" que piensa y actúa durante una entrevista de trabajo, la primera cita o la presentación pública? ¿Qué sería diferente? ¿Cómo se vería desde una perspectiva en tercera persona? ¿Cómo se sentiría desde una perspectiva en primera persona?


Cierra los ojos y tómate un momento para visualizarlo con el mayor detalle posible.


Para obtener puntos extra, póngase de pie y juegue físicamente los roles como esta "versión opuesta" de usted. Entra y juega a fingir: habla en voz alta con personas imaginarias, camina por la habitación, haz gestos con las manos. Exagerar. Diviértete con eso.


Este experimento mental puede parecer un poco tonto e incómodo al principio, pero no debe tomarse en serio.


Simplemente vea este ejercicio como una manera divertida y creativa de experimentar con su propia imagen. Es similar a cómo un niño "juega a fingir" con diferentes roles sociales a medida que desarrollan su sentido del yo y la identidad.

Incluso es posible que encuentre algunas de las nuevas formas en que "actúa" esta nueva identidad resuena con usted más de lo que espera. Tal vez descubras aspectos ocultos de ti mismo que yacen dormidos?


Tenga en cuenta que el objetivo no es convertirse en esta "versión opuesta" de usted mismo, sino comenzar a dirigir su mente en direcciones nuevas y diferentes, y abrirse a nuevas posibilidades para el crecimiento personal .


Piénsalo, si pudieras lograr solo el 10% de “súper confiado” en ti, ¿qué tanto cambio podría hacer eso en tu vida?

Pero para avanzar en esa dirección, tendrás que al menos poder verlo en el ojo de tu mente. Y si no estás abierto a la posibilidad de este nuevo yo, entonces te será difícil convertirlo en realidad.

Imaginar esta "versión opuesta" de ti mismo puede ser un gran primer paso para provocar un cambio en ti mismo.



(Adaptado y complementado de Handel S., The emotion machine, Mayo 2019)

3 views0 comments