Controla tus Emociones y Haz acuerdos para ayudar a tu Hijo Adulto



Manejando tus emociones para superar la reacción exagerada y empoderarlos.

Como consejero para padres de niños adultos con dificultades, he visto que cada situación es única. Dicho esto, un poco de auto-reflexión honesta será muy útil para ti. Es crucial saber qué pensamientos, sentimientos y acciones ayudarán en lugar de ser contraproducentes con tu hijo adulto con dificultades.

Claramente necesitas superar las emociones que te hacen sentir reactivo. También deseas dejar de cometer los mismos errores permisivos una y otra vez. Cuando te sientas atrapado con tu hijo adulto, es mejor seguir un plan constructivo en lugar de sentimientos problemáticos.

Evite estos 3 sentimientos contraproducentes con tu hijo adulto.

Dejar que estos tres sentimientos interfieran en tus interacciones con tu hijo adulto generalmente no resultará bien:

Culpa.

Los padres de niños adultos a menudo están sumergidos en sentimientos de culpa sin sentido (y generalmente irracionales). Tal vez pienses: "Si hubiéramos escuchado mejor y hubiéramos sido más comprensivos, no habría resultado así".

Pero toma en cuenta que los seres humanos están formados por una compleja interacción de factores genéticos y ambientales. He visto crecer a niños adultos que se criaron en familias en dificultades y he visto demasiados niños adultos que no se lanzan y que se criaron en hogares amorosos y privilegiados.

Sí, probablemente podrías haber hecho algunas cosas mejor en tus esfuerzos de crianza. Pero deja de autocompadecerte sin sentido por cosas que están más allá de tu control. Luego concéntrate en un plan (en lugar de sentimientos de culpa) sobre lo que realmente puedes hacer con la comprensión y el amor para ayudarlo(a) a él/ella, dentro de lo razonable. Y recuerda: ¡Las únicas personas perfectas están en el cementerio!

Resentimiento.

Tu hijo adulto con dificultades probablemente se sienta golpeado, frustrado, indefenso y enojado. Es poco probable que él o ella viva en cada momento DELIBERADAMENTE tratando de hacerte sentir miserable.

Depende de ti llenar tu propio tanque de emociones positivas y encontrar alegría en tu vida. Claro, puede que te encuentres diciendo: "¿Por qué nuestro hijo nos está haciendo esto?" Pero cuando hagas eso, sé empático(a) (en lugar de simpático(a)) y esto te ayudará a controlar tus propios sentimientos de resentimiento. Y mejor haz cosas para sentirse bien tu (p. Ej., Sal a caminar, ve al gimnasio, reúnete con amigos, participa en un pasatiempo, y reflexiona sobre las cosas buenas que has hecho como madre/padre).

Fracaso.

Si vives en una mentalidad en la que todo se trata de "éxito o fracaso", te estarás haciendo innecesariamente miserable. En cambio, ve la vida de tu hijo adulto como una serie de experiencias. Esto te pone a ti (y al cómo te relacionas con tu hijo) en una mentalidad mayor de crecimiento. Una vez que tengas una manera más positiva y proactiva de ver las cosas, puede tener conversaciones más constructivas con tu hijo adulto.

Establecer Límites con tu Hijo Adulto.

El manejo de tus sentimientos como se describe anteriormente te permite trabajar con tu hijo Adulto para desarrollar metas realistas y medibles. Por ejemplo, si decides dejar que tu hija o hijo viva contigo por un tiempo, puedes acordar en colaboración, que él o ella: 1) Modere o deje de beber; 2) Obtenga un trabajo o se inscriba en un programa educativo en la Universidad o en una Escuela Técnica; y 3) encuentre un lugar para vivir dentro de un año.

Se solidario, proactivo y elogia los avances de tu hijo adulto. Ayuda a tu hijo(a) a anticipar las responsabilidades futuras diciendo: "Me doy cuenta de que esto puede parecer inicialmente abrumador, así que sentémonos juntos y analicemos con calma los costos para ti cuando sea el momento de que tengas tu propio lugar (1 año)".

A continuación, elabora un acuerdo mutuamente útil. Yo promuevo la palabra "acuerdo" sobre la palabra "contrato". El primero es más colaborativo, mientras que el último puede parecer más frío/distanciado y desagradable. Algunas frases de ejemplo para incluir pueden ser:

- "Mientras vivas en mi casa este año, tendrás una responsabilidad y tareas al pagar por tu alojamiento y comida, fijando $______ por mes".

- "Pagaremos el seguro de automóvil por los próximos dos años siempre y cuando continúes aprobando tus materias o permanezca empleado(a).

- "Todos estamos de acuerdo en no recordar contratiempos pasados, discusiones, o decir cosas que son hirientes para ti o para mi".

- "Estamos en el entendido de que eres ya un adulto, sin embargo respetarás que debes avisar donde estás, si llegas o no y hacerte responsable de lo que hagas fuera de esta casa"

En Conclusión.

Se comprensivo y flexible con tu hijo adulto, dentro de lo razonable. No todos los objetivos pueden ser alcanzados. A veces, situaciones y circunstancias imprevistas pueden impedir que se realicen, pero no aceptes la falta de respeto deliberada o la falta de voluntad para cooperar.

Ten en cuenta que no existe una garantía cuando se trata de ayudar a tu hijo adulto. Pero mi entrenamiento de padres de niños adultos mayores de treinta años me ha demostrado repetidamente que manejar tus sentimientos contraproducentes y seguir planes de colaboración contribuirá en gran medida a lograr resultados positivos.

(Adaptado y Editado de Psychology Today, Bernstein J., Diciembre 2018)

#hijos #hijas #adultos #frustración #resentimiento #rencor #límites #discusiones #acuerdos #avances #culpa #empoderar #emociones

8 views0 comments