La Ciencia del Envejecimiento, Parte 2.



¿Cómo podemos detener el proceso de envejecimiento? ¿Existe realmente algo que lo detenga?

El día de ayer publicamos la Parte 1 de la Ciencia del Envejecimiento, hoy nos toca hablar de la parte interna nuestro metabolismo y todo lo que ocurre como consecuencia también del exterior en nuestras células y hasta en nuestros genes. Cómo el medio ambiente en el que vivimos impacta, nuestros trabajos, nuestras excesivas demandas, lo que comes, lo que haces de ejercicio, etc.

No podemos impedir el envejecimiento, pero si podemos retrasar su proceso.

Envejecer es inevitable, desde el nacimiento de la historia humana, hemos tratado de encontrar maneras de mantenernos jóvenes. Sin embargo parece inevitable y aparentemente no existe una manera de revertir el proceso por completo, sin embargo si existe una mejor calidad de vida y un retraso en los achaques de la edad. Cada uno de nosotros nace con un reloj biológico, figurativamente, que determina nuestra expectativa de vida. Si entendemos como funciona ese reloj biológico entenderemos eventualmente como envejecemos.

¿Porqué envejecemos?.

El cuerpo humano esta hecho de células. Cada célula es como un bloque de Lego, y varias de estas células forman un órgano con diferentes funciones. Las células se dividen para producir nuevas células para el crecimiento y reparación de tejidos. Sin embargo , la división de las células no es infinita — en promedio, las células humanas se pueden dividir de 50 a 70 veces. Después de esto las células entran en una fase de senescencia cuando no se vuelven a dividir. En este punto, las células pueden morir, o quedarse en el cuerpo como células que no funcionan bien. Esto causa que nuestro cuerpo se deteriore con la edad.

¿Qué pasa entonces con este nivel celular?

Para entender el proceso de envejecimiento, necesitamos ver más adentro de nuestras células. Dentro de cada célula, existe un centro de control —como el chip de tu celular o el disco duro de computadora—este compartimento es llamado núcleo, el cual contiene muchas hebras de cromosomas (como el cableado de tu computadora). Los cromosomas contienen el material genético que controla la división celular. En ambas terminaciones, los cromosomas están protegidos por unas pequeñas protecciones (como las que tienen las agujetas en sus extremos, estas protecciones evitan que se deshilen).

En nuestras células, los telómeros actúan como protecciones de los cromosomas para evitar que se dañen. Pero cada que una células se divide, los telómeros se van encogiendo. En el nacimiento, tenemos telomeros largos, pero conforme crecemos y nuestras células continúan dividiéndose, los telómeros se hacen más pequeños cada vez. Cada vez que un telómero se hace más pequeño, los cromosomas están menos protegidos y finalmente, los cromosomas quedan expuestos al daño, y la división celular se detiene, entonces envejecemos porque nuestras células envejecen. Nuestras piezas de Lego se van deteriorando y desgastando.

Conforme nuestros telómeros se hacen más pequeños, nuestro reloj biológico comienza a avanzar. El proceso de recortamiento esta influenciado por factores genéticos y ambientales. Nosotros heredamos la longitud del DNA que determina la longitud inicial de nuestros telómeros de nuestros padres. Pero existen muchos factores ambientales que están en juego. El más importante es el estrés psicológico.

Entre más estresado estes, más envejeces. En estudios publicados en artículos científicos se ha demostrado que las mujeres con los más altos niveles de estrés tienen telómeros más pequeños. Este estudio observo un grupo de mamás que tenían niños con enfermedades crónicas. Y encontró que entre mañas años pasaban cuidando a sus hijos, entre más tiempo soportaban el estrés, más cortos eran sus telómeros.

Los científicos entonces pudieron comprobar la hipótesis de que es el estrés crónico incrementa los niveles de estrés oxidativo (el daño causado a las células por las especies químicas reactivas que contiene oxígeno) en el cuerpo de la mujer. Esto fue lo que ocasiono que sus telómeros se hicieran más cortos.

¿Porqué el estrés crónico te hace envejecer más rápido?

El estrés es una respuesta física natural que desarrollamos para ayudar nuestro cuerpo a prepararse para “pelear” o “huir” cuando necesitamos enfrentarnos a retos más relevantes. Liberamos una hormona llamada cortisol, la cual incrementa el ritmo cardíaco y la presión arterial, para que estemos preparados para responder al peligro.

Sin embargo, el estrés crónico nos lleva a liberar continuamente cortisol, y estos altos niveles incrementan el daño celular a través del estrés oxidativo — esto lo podemos visualizar mejor imaginándonos una manzana, un aguacate que dejamos expuesto al aire, al paso de algunos minutos el oxígeno del aire actúa haciendo que la fruta se desgaste y se eche a perder— no es tan rápido el proceso en nosotros pero esa acción tiene el cortisol internamente cuando esta en exceso. El cortisol además impide que una enzima muy importante llamada telomerasa funcione adecuadamente. Entonces, demasiado cortisol acelera el acortamiento de nuestros telómeros que nos protegen, y acelera el envejecimiento.

No es una sorpresa que las personas con un estrés en exceso envejezcan más rápido que las personas más relajadas. Si tu comparas fotos de los presidentes antes y después de sus periodos en el poder, te podrás dar cuenta.

¿Cómo se relaciona la dieta con el envejecimiento?

Otro factor que contribuye al envejecimiento es la dieta. En particular, la restricción de calorías se cree que nos ayuda a vivir más. ¿Es esto cierto? Bueno, en estudios con animales en el laboratorio, la reducción de las calorías ha comprobado bajar los niveles de estrés oxidativo, mejorar el metabolismo, y por consecuencia extender la expectativa de vida. En años recientes, también se han llevado a cabo estudios en humanos. Sin embargo el mecanismo por el cual reduciendo la cantidad de la comida retrasa el envejecimiento no esta tan claro. Una hipótesis es que la restricción de calorías promueve que el cuerpo mantenga una “economía energética” en como maneja la división celular, remover los componentes dañados dentro de las células y que haya un reciclaje de los materiales primero, extendiendo con ello la vida de las células.

Es importante aclarar que esto no significa hacer menos comidas, simplemente significa dividir el número de comidas en cuanto a la cantidad de calorías que se consumen por comida y hacer los periodos de ayuno más cortos.

¿Existe alguna manera de retrasar el envejecimiento?

Puede parecer que, debido a que no podemos controlar el acortamiento de los telómeros, todos debemos envejecer eventualmente. Sin embargo, aunque esto es verdad, no podemos escapar del envejecimiento, si podemos retrasar el proceso. Un pequeño estudio piloto en la Universidad de California, en San Francisco, ha demostrado por primera vez que un cambio en el estilo de vida puede conducir a tener telómeros más grandes.

Los individuos que tenían una dieta más vegetariana, que practicaban ejercicio, y que se reunían en un grupo de apoyo social redujeron su estrés, y se encontró que tenían telómeros más grandes. Esto muestra que realmente podemos hacer algo para retrasar el envejecimiento.

¿Cómo podemos reducir el estrés y con ello retrasar el envejecimiento?

El estrés psicológico juega un papel significativo en el envejecimiento. Si vives en una gran ciudad y tienes un horario ocupado de día a noche, puedes pensar que no existe espacio para relajarte. Sin embargo, la relajación es lo más importante si quieres vivir mejor y más. Varios estudios científicos sugieren que la meditación te puede ayudar. La meditación motiva a las personas a enfocarse en el presente, reduce la ansiedad y el estrés. Por medio de esta reducción, la meditación también baja los niveles de cortisol y con ello reduce el estrés oxidativo en nuestras células. También puedes tratar de empezar con respiraciones enfocadas, o ejercicio, ambas estrategias incrementan la liberación de endorfinas que crean una sensación de relajación.

El envejecimiento es un proceso natural por el que todos pasamos. Pero lo podemos retrasar un poco y además tener mejor calidad de vida. Todo lo que necesitamos es mejorar la salud de nuestros TELÓMEROS.

(Adaptado, Wing Sze - Fame Lab)

#ejercicio #envejecer #cerebro #dieta #endorfinas #telómeros #estrés #oxidativo #meditación #psicológico

10 views0 comments