6 Razones Sorprendentes La Gratitud es Maravillosa para tu Salud



Cuenta tus bendiciones. Di "gracias". Considérate afortunado. Son mensajes que nuestros padres nos dieron para que nos convirtiéramos en personas decentes con buenos modales. Resulta que el mismo consejo ayuda a que nuestros cerebros y cuerpos sean más saludables también. "Hay un atractivo magnético para la gratitud", dice Robert Emmons, profesor de psicología en la Universidad de California, Davis, y un pionero de la investigación de gratitud. "Habla de una necesidad profundamente arraigada". Es como si necesitáramos agradecer y agradecer, así como es importante sentirse respetados y conectados socialmente. Desde una perspectiva evolutiva, los sentimientos de gratitud probablemente ayudaron a unir a las comunidades. Cuando las personas aprecian la bondad que han recibido, se sienten obligadas a devolver. Esta interdependencia permite no solo a un individuo sobrevivir y prosperar sino también a la sociedad en su conjunto. Es fácil, en estos tiempos modernos, olvidar esto, sin embargo. Estamos demasiado ocupados o distraídos, o nos volvemos involuntariamente un poco autoproclamados. Nos desconectamos de los demás y sufrimos las consecuencias, como la soledad, la ira o incluso un sistema inmune menos resistente.

"La gratitud sirve como correctivo", dice Emmons, autor de Gratitude Works. Pero por gratitud, no solo quiere decir "Hola, gracias" o enviar un correo electrónico superficial. Quiere decir establecer un ritual de gratitud completo, ya sea una meditación matutina de lo que estás agradecido, un recuento de bendiciones a la hora de acostarse o un diario de gratitud. Este esfuerzo concertado y constante de observar y apreciar las cosas buenas que fluyen hacia nosotros, desde el crujir de las hojas de otoño hasta el espíritu navideño, nos cambia para mejor en muchos niveles, dicen los expertos en gratitud. Aquí te explicamos cómo:

1. Te sentirás más feliz.

En un estudio fundamental de Emmons, los sujetos que escribieron una cosa por la que estaban agradecidos todos los días informaron que estaban un 25 por ciento más felices durante seis meses completos después de seguir esta práctica durante solo tres semanas. En un estudio de la Universidad de Pensilvania, los sujetos escribieron cartas de gratitud a las personas que les habían prestado un gran servicio pero que nunca habían recibido el agradecimiento completo. Después de que los sujetos presentaran personalmente estas cartas, informaron una disminución sustancial de los síntomas de depresión durante un mes completo.

2. Aumentarás tus niveles de energía.

En los estudios de diario de gratitud de Emmons, aquellos que anotaron regularmente cosas por las cuales estaban agradecidos reportaron constantemente una sensación de vitalidad cada vez mayor. Los sujetos de control que simplemente mantuvieron un diario general vieron un pequeño aumento, si hubo alguno. La razón no está clara, pero las mejoras en la salud física (ver a continuación), también asociadas con dar gracias, pueden tener algo que ver con eso. Cuanto mejores sean las funciones de tu cuerpo, más energético te sentirás.

3. Te vuelves más saludable.

Una práctica de gratitud también se ha asociado con la mejora de la función renal, la reducción de la presión arterial y los niveles de la hormonas de estrés, y un corazón más fuerte. Los expertos creen que el vínculo proviene de la tendencia de las personas agradecidas a apreciar su salud más que otros, lo que les lleva a cuidarse mejor. Evitan los comportamientos nocivos, como fumar y beber alcohol en exceso. Ejercitan, en promedio, un 33 por ciento más y duermen media hora extra por noche.

4. Serás más resiliente.

Cuando notamos la bondad y otros obsequios de los que nos hemos beneficiado, nuestros cerebros se conectan para buscar lo positivo en cualquier situación, incluso en las más desagradables. Como resultado, somos mejores para recuperarnos de la pérdida y el trauma. "Una actitud agradecida hacia la vida es relativamente inmune tanto a la fortuna como a la desgracia", dice Emmons. Vemos las bendiciones, no solo las maldiciones.

5. Mejorarás tu relación.

Un estudio de 2012 de Journal of Personality and Social Psychology de más de 300 parejas encontró que aquellos que se sentían más apreciados por sus parejas eran más propensos a apreciar a sus parejas a cambio de ese aprecio y permanecer en la relación nueve meses después, en comparación con las parejas que no se sentían apreciadas por los demás. Christine Carter, socióloga del Greater Good Science Center de la Universidad de California en Berkeley, señala que la gratitud puede reconectar nuestros cerebros para apreciar las cosas en nuestras relaciones que van bien. Puede calmar el sistema nervioso y contrarrestar la respuesta al estrés de pelear o huir, dice ella. No puedes estar agradecido y resentido al mismo tiempo.

6. Serás una persona más agradable.

La gente no puede evitar pagar gratitud. Cuando se expresa el aprecio, se desencadena una respuesta biológica en el cerebro del receptor, que incluye un aumento de la dopamina química, dice Emmons. Entonces, cuando expresas gratitud hacia tu cónyuge, un colega o un amigo, él o ella se siente agradecido(a) y se da un intercambio, el ir y venir continúa. Además, agradecer a tus benefactores te hace sentir bien acerca de los actos amables que han hecho, por lo que quieres continuar haciéndolo, no solo para ti sino también para los demás.

¿Te sientes Inspirado? Esta investigación ha demostrado que una de las mejores maneras de llegar a las personas y las experiencias que apreciamos es escribir en un diario de gratitud. Grabar nuestros pensamientos, a mano o electrónicamente, nos ayuda a enfocarlos, explica Emmons, quien dice que él también hace este ejercicio para recordarse a sí mismo "qué buena es la gratitud". Nos da tiempo para entender mejor el significado y la importancia de las personas y los eventos en nuestras vidas ". Aquí hay estrategias para maximizar los beneficios:

1. Busca la profundidad en lugar de abarcar más. Esto te ayudará a saborear realmente lo que aprecias y evitar que tu diario se convierta en una simple lista de buenos pensamientos. (los Diarios de ese estilo tienden a ser abandonados).

2. Escribe consistentemente. Pero está bien si no puedes hacerlo todos los días. Una o dos veces por semana es suficiente para aumentar la felicidad.

3. Escribe libremente. No te preocupes por la gramática y la ortografía. Nadie más verá ese diario a menos que quieras que alguien lo haga.

4. No pienses en esto como sólo un proyecto más de superación personal. Más bien, es una oportunidad para reflexionar sobre otras personas y sobre las cosas más allá de lo que han hecho por ti, dice Emmons. En otras palabras, "no se trata solo de nosotros", dice. "Esta puede ser la lección más importante sobre tratar de ser más agradecido".

(Adaptado de Time, Diciembre 2014)

#gratitud #gracias #corazón #diario #estrés #relaciones #caerbien #social #modales #escribir

5 views0 comments