El Milagro del Cambio



Puedo recordar la canción "Por favor, papá no te emborraches esta Navidad" de John Denver tocando como fondo y mi madre limpiando las lágrimas de sus ojos.

Cuando era niña, no entendía por qué lloraba ella. En verdad, pensé que la canción era una tontería, algo así como "Grandma Got Run Over by a Reindeer", pero esa canción de John Denver ha sido grabada para siempre en los recuerdos de mis vacaciones de la infancia. A medida que crecí, me di cuenta de que no era una canción de Navidad tonta, sino una canción triste que resonaba con los recuerdos de la infancia de mi madre y también con las vidas de muchas otras personas que viven con un ser querido que lucha contra la adicción.

Las Historias Rotas de mis Vacaciones.

Mi madre creció con un padre alcohólico. Nunca podría empezar a imaginar cómo era cada temporada de vacaciones para ella y sus hermanos. Mi abuelo comenzó a beber alrededor de los doce años, justo después de que su madre falleciera. Y poco después, abandonó la escuela y comenzó una relación con la botella que duró la mayor parte de su vida. Debido a su alcoholismo, realmente no lo conocía como mi abuelo, a pesar de que vivíamos en la misma pequeña ciudad. El alcohol tiene una forma de robarle el espíritu a una persona, lo que dificulta que los seres queridos puedan acercarse a ellos.

Los recuerdos de mi abuelo consistían en que estaba tan borracho que lloraba, insultaba y usaba el vocabulario más colorido que seguramente me pondrían chile en la lengua si me atrevía a repetir alguna de esas palabras. Cuando era niña, nunca entendí por qué alguien tomaría esas cosas, ya que eso las hacía actuar de manera tan tonta. Además, no entendía por qué alguien escogería una maldita botella en vez de su familia. Acepté que mi abuelo nunca cambiaría, él había hecho su elección, hasta que un día sucedió un milagro.

Las Autopistas de mi Memoria.

Hasta el día de hoy, lo recuerdo vívidamente: era una estudiante de último año en la escuela secundaria, mi padre fue enviado a la Guerra del Golfo y, como la mayor, tenía que asumir algunas de las responsabilidades familiares. Una de esas responsabilidades terminó cambiando dos vidas, para mejor. Mi abuelo había recibido una orden judicial para asistir a un programa de tratamiento alcohólico ambulatorio por intoxicación pública. No era la primera vez que había estado en problemas por beber y, a decir verdad, dudaba que fuera la última.

Desafortunadamente, en esta ocasión en particular, mi madre no pudo llevarlo a la cita de admisión y me pidió ayuda. Como te podrás imaginar, al ser una adolescente, podría pensar en miles de otras cosas que preferiría hacer antes que acompañar a mi abuelo a su cita. Recuerdo que me sentía muy avergonzada. Para agregar a mi miseria, mi abuelo era analfabeto, ¡así que tuve que leer y escribir todas sus respuestas! Cincuenta años de recuerdos vividos en un estupor de ebriedad es mucho para que alguien tenga que volver a visitar y mucho menos tratar de recordar. Una por una, le leí en voz alta las preguntas y escribí sus respuestas. Trataba de superarlas lo más rápido posible porque tenía cosas más importantes que hacer o eso creía ...

El cuestionario de admisión parecía seguir para siempre. En un momento dado, la habitación quedó en un silencio incómodo, fue entonces cuando levanté la cabeza y vi las lágrimas de mi abuelo brillar bajo los bordes de sus gafas gastadas. Vi como una lágrima se deslizaba por las grietas de su suave y arrugada mejilla. Al principio, no sabía cómo responder porque nuestra relación no era de afecto y cariño. Por lo tanto, al ver una emoción proveniente de él que no fue generada por la embriaguez, se agitó algo en mi corazón y sentí una débil conexión. Estudié su rostro y vi algo que nunca antes había visto: él estaba completamente hundido. Honestamente puedo decir que en ese momento vi a mi abuelo por primera vez.

Sentí más curiosidad por la historia de su vida y comencé a leer a un ritmo más lento, lo que permitió más tiempo para que mi abuelo reflexionara sobre cada pregunta. Ahora, cuando respondió, escuché algo que había echado de menos, arrepentimiento y pena. Comencé a preguntarme cómo era tener que sentarme frente a tu propia carne y sangre y ver cómo tus elecciones han impactado a los miembros de tu familia. Vi en sus ojos las puertas de su apertura anterior mientras visitaba recuerdos dolorosos, como perder a su madre, a su esposa y sus lamentables relaciones abusivas con sus propios hijos. Había ocasiones en las que teníamos que hacer una pausa mientras él suspiraba profundamente antes de continuar.

A veces se perdía en los huecos entre el pasado y el presente. Esos momentos fueron mágicamente transformadores para los dos. Ese día, ocurrió un milagro. Este milagro no era uno de los cuentos de hadas de la infancia, sino que consistía en momentos en el tiempo, el silencio y la auto reflexión. Esos tres elementos transformaron nuestras dos vidas.

El Milagro del Cambio.

Ese día mi abuelo tomó la decisión de dejar de beber. Él eligió cambiar. Hasta este día, me estremezco cuando la gente dice: "Es demasiado tarde para cambiar". Nunca es demasiado tarde para cambiar. Nunca es demasiado tarde para un milagro.Realmente no puedo explicar cómo se produce el cambio, estoy segura de que existen teorías y modelos de asesoramiento que lo dividen en pasos, pero a veces simplemente sucede y cuando lo hace puede transformar no solo a las personas que lo están experimentando, sino también a quienes las rodean.

Mi abuelo falleció hace muchos años, y vivió sobrio los últimos nueve años. Cada temporada de vacaciones todavía pienso en esa canción de John Denver. Solo que ahora, no está ligada al dolor en las lágrimas de mi madre, sino que está ligada al milagro que tuve, la bendición de presenciar y experimentar el cambio real. El viaje de la vida de mi abuelo tuvo un impacto significativo en mi vida y la verdad fue una parte fundamental de mi decisión de ingresar a la profesión de consejera. Sí, mi abuelo me enseñó dos de las mejores lecciones de la vida. Primero, nunca es demasiado tarde para cambiar y, segundo, los milagros ocurren. Y cuando esas dos cosas coincidan, verás el verdadero milagro del cambio.

Muchos de nosotros nos paralizamos al escuchar la palabra cambio, otros reaccionamos pensando …¿Porqué voy a cambiar si así soy “feliz”? O la otra pregunta tan popular …¿Para qué cambiar si de todas formas de algo me voy a morir? ..sin embargo como esta historia nos hace reflexionar ..cuando nuestra familia se reúne, nos dice que algo tiene que cambiar, o nosotros ya estamos viendo un efecto más tangible en nuestra vida ¡¡ ESAS SON LAS SEÑALES DE QUE ALGO TIENE QUE CAMBIAR !!

Así que este cierre de año te invitó a que reflexiones en 3 cosas muy simples que quieras y tengas ya evidencia que tienes que cambiar, ya que no solo te estarás beneficiando tu sino todos los que te rodean.

(Adaptado y Editado de Psychology Today, Cassada R., Diciembre 2018)

#cambio #adicciones #abuelo #niños #familia #impacto #alcoholismo #borracho #lágrimas #tristeza #esperanza #historia

5 views0 comments