¿Qué tan importantes son tus necesidades?: Aprende a Manifestarlas y Establecer Límites



“Establecer límites es una forma de cuidarme a mí misma. No me hace ser mezquina, egoísta o despreocupada solo porque no hago las cosas a tu manera. También me preocupo por mí ". ~ Christine Morgan

A los veinte años, pude gritar en un megáfono de un mitin político a miles, pero no podía rechazar las bebidas de extraños en el bar. Podría interpretar música original para un público atento, pero no pude decirle a mis amigos cuando me sentí herida por algo que habían dicho. Podría ser capaz de iniciar un negocio, abogar por nuevas leyes en el ayuntamiento y compartir poesía profundamente personal en Facebook, pero simplemente no podía expresarme en momentos de conflicto.

En ese momento, no tenía idea de que el establecimiento de límites y el hablar eran problemas sistémicos (de la mayoría) con los que luchaban millones de personas. No entendía que mi incapacidad para establecer límites probablemente se originó en mi infancia como el resultado acumulativo de mis necesidades emocionales no atendidas.

Simplemente pensé que no estaba tratando lo suficiente.

Me juzgué sin piedad por ser incapaz de establecer límites. Pasé muchas mañanas haciendo garabatos en mi diario, desempaquetando los eventos del día anterior. Estos son extractos inéditos:

"Ella pidió que se volviera a programar nuestra reunión, y aunque me prometí a mí misma que nunca más programaría una llamada telefónica a primera hora de la mañana, sí lo hice, a las 7:00 am. Ugh ¿Por qué no le pedí que reprogramára?"

"Lo resentí tan profundamente por la forma en que me trató, pero cuando lo vi en la cafetería ayer, actué como si todo estuviera muy bien y emocionada”. ¿Qué demonios? Estoy muy frustrada. ¿Cómo puedo mejorar para defenderme?"

Enredada fuertemente alrededor de mi propio juicio me sentía como en una espesa malla de confusión. Yo era el tipo de persona que esperaba con interés la terapia, acaparaba libros de superación personal y pasaba las veladas con las novias desentrañando los enredos de nuestra psique (mente). Me gustó entenderme a mí misma. Puedes imaginar, entonces, que estaba total y completamente desconcertada por mí incapacidad para entender, sin importar el remedio, mi hábito de complacer a la gente.

La mayoría de las veces, el pensamiento de decir no a amigos, familiares, amantes y colegas simplemente no entró en mi espacio mental. No importaba lo incómoda o insegura que me sintiera, el único futuro que sentía disponible para mí era aquel en el que complacía a la persona ofensora y luego me sentía víctima y resentida.

Otras veces, cuando me sentía lo suficientemente valiente como para simplemente aceptar la idea de decir no, sentía una pesadez en mi pecho y un cierre en mi garganta. Las palabras literalmente no pudieron escapar de mi boca.

Mis amigos que no tenían problemas para establecer límites desconfiaban de mis explicaciones. Para ellos, establecer un límite era como aplastar a un mosquito molesto. Pero para mí, fue como luchar contra un tigre dientes de sable.

Ojalá supiera entonces lo que sé ahora: esa configuración de límites no es una simple casilla para marcar en tu lista de tareas de cuidado personal. Representa una matriz complicada de temas relacionados con la familia de origen, la socialización, las creencias limitantes y, lo que es más importante, la relación con uno mismo. Establecer límites es el paso final en un extenso viaje de autorreflexión y práctica diligente. Si hubiera entendido esto hace años, habría podido tranquilizarme y decirme estas ahora simples frases:

“No eres débil”

“No eres estúpida”

“Estás haciendo lo mejor que puedes”

Establecemos límites para protegernos. Sin embargo para protegernos eficazmente, necesitamos saber qué estamos protegiendo. Desarrollar una rica comprensión de nuestras propias necesidades, deseos, valores y visión nos da el sentido de identidad firme que necesitamos para no vacilar en nuestro compromiso de decir nuestra verdad.

Cuando no tenía una idea clara de quién era o de lo que quería, era fácil dejar que los demás me definieran; esperar a que otros hablarán por mí; sentirme resentida con las personas que no predijeron ni cumplieron mis necesidades de manera proactiva; priorizar las necesidades de los demás por encima de las mías; y buscar valor de fuentes externas, como por ejemplo el hecho de que: si a otros les gustaba o me encontraban atractiva. Combinadas, estas tendencias fueron dolorosamente desempoderadoras. A menudo me sentía como una sombra de mí misma.

Comencé a desarrollar un sólido sentido de identidad después de atravesar una ruptura devastadora con un socio a largo plazo. Mi codependencia había sido un factor que contribuyó a nuestra separación, y finalmente estaba empezando a comprender que no podía esperar que los demás, amantes, padres, amigos o colegas, fueran mi propósito para vivir.

Tampoco podía permitir que las medidas externas de éxito, como subir la escalera de mi carrera, perder peso o ganar premios, fueran las fuerzas impulsoras detrás de mi comportamiento.

Tuve que ir más profundo. Así es como lo hice.

Paso 1: Satisfacer tus necesidades fundamentales.

Al principio, no estaba segura de por dónde empezar. Quiero decir, ¿cómo construir mi identidad?

En ese frágil estado de desconcierto después de la ruptura, preguntas como "¿Dónde te ves en cinco años a partir de ahora?" O "¿En qué dirección quieres llevar tu negocio?" Fueron suficientes para hacer relucir las lágrimas. No sabía en qué dirección quería ir en mi carrera. Ni siquiera sabía cómo iba a pasar el fin de semana.

Al perseguir estos pequeños deseos, aprendí a confiar en mí misma.

La jerarquía de necesidades de Maslow me dio una hoja de ruta útil a medida que me acostumbraba a cuidarme.

1. Necesidades básicas.

Son necesidades fisiológicas básicas para mantener la homeostasis (referente a la salud); tomar agua, respirar, alimentación.

2. Necesidades de seguridad y protección

Estas surgen cuando las necesidades fisiológicas se mantienen compensadas. Son las necesidades de sentirse seguro y protegido, incluso desarrollar ciertos límites en cuanto al orden. Dentro de ellas encontramos: Seguridad física, de salud, de empleo, de ingresos y recursos.

3. Necesidades de Afiliación y Afecto

Están relacionadas con el desarrollo afectivo del individuo, son las necesidades de: Asociación, Participación, Aceptación

4. Necesidades de Estima.

La estima alta concierne a la necesidad del respeto a uno mismo, e incluye sentimientos tales como confianza, competencia, logros, etc…

La estima baja concierne al respeto de las demás personas: la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento,

5. Autorrealización o Autoactualización

Este último nivel es algo diferente y Maslow utilizó varios términos para denominarlo: “Motivación de Crecimiento”, “Necesidad de Ser” y “Autorrealización”.

Paso 2: Descubre tu identidad central.

Durante meses, subí lentamente la jerarquía de Maslow, continuando con el cuidado personal básico a medida que surgían deseos más vibrantes. Comencé a desear conexiones sociales más ricas, vínculos significativos con miembros de la familia, viajes y bailes. Mi curiosidad natural, a la que no me había sentido conectada en años, se despertó.

En el pasado, por ejemplo, regularmente cancelaba las citas con el dentista y los exámenes físicos anuales, aunque animaba fervientemente a otros en mi vida a que se cuidaran bien, yo no lo hacía por mí. No dormía lo suficiente y aplazaba los viajes a la tienda por comida nutritiva.

Sólo cuando comencé a satisfacer estas necesidades primarias surgieron otros deseos más complejos. Debemos satisfacer nuestras propias necesidades fundamentales de manera regular para construir la base firme sobre la cual se construirá nuestro sentido de identidad.

En última instancia, me encontré considerando cómo podría aprovechar al máximo mi vida, cómo podría auto-actualizarme y "convertirme en lo mejor versión que yo pudiera ser". Consideré las siguientes preguntas durante mis sesiones matutinas:

Visión: ¿Cómo quiero que sea mi futuro?

Identidad: ¿Quién soy y qué roles desempeño?

Valores: ¿Qué principios o valores resuenan más conmigo?

Habilidades: ¿Qué habilidades poseo?

Deseos: ¿Qué es lo que deseo?

Paso 3: Empieza a Mostrar tú Yo Auténtico en tus Relaciones.

En retrospectiva, ese período temprano de auto descubrimiento fue el período más profundo de mi vida hasta la fecha. Se caracterizó por el compromiso inquebrantable de priorizar mi yo más interno. Más importante aún, esos meses me proporcionaron la base firme que necesitaba para llevar mi autenticidad a mis relaciones con los demás.

La configuración de límites es como trabajar un músculo: difícil y agotador al principio, pero eventualmente, la segunda naturaleza. Con este nuevo entendimiento en la mano, comencé a establecer tentativamente límites firmes y saludables en mis relaciones.

Es un Viaje para Toda la Vida.

Poner mi verdad en acción es un viaje para toda la vida porque mi verdad siempre está cambiando. Mis relaciones crecen, mis necesidades cambian y mi identidad, la base de quién soy y de lo que protejo, se transforma.

Años más tarde, de vez en cuando me encuentro desafiada por momentos de confrontación. En esos momentos, siempre me remito a la feroz y poderosa verdad de que establecí estos límites para proteger al ser interior vibrante que he llegado a conocer y respetar.

Me gusta recordar que este viaje puede no ser lineal. Me gusta recordar el progreso que he hecho hasta ahora.

Lo más importante es que me gusta recordar tener paciencia y compasión por este ser interior mío. Ella se ha vuelto tan valiente. Ella se expone a los elementos y corre el riesgo de ser vista, conocida y amada por ella misma y por los demás.

(Adaptado y Editado de Magee H., tinybuddha.com, Marzo 2019)

#límites #necesidades #manifestar #decir #verdad #seguridad #complacer #emocionales #Básicas #Amor #protección #afecto #aceptación #realización

4 views0 comments