Haciendo a la Mente tu Mejor Aliada



Aunque a menudo no lo expresamos de esta manera, la relación más importante en la vida de todos es con nuestra mente. El difunto Stephen Hawking atrajo la atención del mundo llevando una vida totalmente mental, su actividad física se redujo al movimiento de los ojos y el parpadeo. Sin embargo, el cuerpo sin la mente es inconcebible. No podemos existir sin pensamiento. Por eso es importante preguntar cuál es la mejor manera de relacionarnos con nuestras mentes.

Estoy pensando en el tema más básico: ¿Es la mente nuestra amiga o enemiga? Deje de lado por el momento los rasgos que hacen que sea fascinante ser humano: amor, creatividad, inteligencia, evolución y autoconciencia.

Estos rasgos hacen que la mente humana sea única entre todas las formas de vida en la Tierra, pero también sufrimos de manera única. Nuestras mentes son la fuente de la ira, el miedo, la envidia, la depresión, el dolor y la desesperanza.

Si un amigo trajera sufrimiento a nuestras vidas, no importaría lo feliz que nos haya hecho en otras ocasiones: el sufrimiento triunfa sobre la amistad, especialmente cuando consideras que la mente es capaz de confundirnos tan profundamente. Lo último que la mente parece entender es a sí misma.

Tu mente no puede ser tu amiga a menos que se resuelva el problema del sufrimiento interno. Hay innumerables formas en que la mente se aprovecha de sí misma: el manual estándar de diagnósticos psiquiátricos enumera literalmente miles de enfermedades específicas. Pero no está claro que la mente de nadie, incluso la de la persona más alegre, dotada, próspera y físicamente sana, haya encontrado una forma segura de ser feliz.

La mente humana engendra miedos irracionales, impulsos no gobernados, anhelos sexuales, ilusiones y sueños inútiles, todo orientado a hacer del mundo "aquí en la Tierra“ un embrollo de confusión y conflicto.

Dejemos de lado las soluciones complejas que se han ofrecido para acabar con el sufrimiento humano, que incluirían las religiones tradicionales, la psicoterapia moderna, la autoayuda y el pensamiento positivo. Si la pregunta más básica es si la mente es nuestra amiga, y si todos hemos experimentado los rasgos negativos de la mente que acabamos de describir, parece claro que la mente no es nuestra amiga. Esta no fue una respuesta difícil de alcanzar. Incluso si no se piensa en términos de amigo o enemigo, cualquiera que lleve una vida productiva ha encontrado una manera de adaptarse al lado negativo de la mente: eso es lo que significa ser un adulto maduro y racional. Tú y tu enemigo interior han llamado a una tregua o al menos a un punto muerto para que no tengan que luchar en una nueva batalla todos los días.

Si la mente no es nuestra amiga, ¿Qué es y por qué la soportamos? Esas dos preguntas tienen una respuesta:

La mente es una construcción, y la soportamos porque nos sentimos atrapados en la construcción, sin darnos cuenta de que todo lo que se puede hacer también se puede deshacer. Los aspectos confusos, conflictivos, irracionales y contraproducentes del mundo "aquí" se remontan a factores moldeables como el condicionamiento antiguo, la enseñanza familiar, los hábitos arraigados, las creencias infundadas, los recuerdos de traumas antiguos, la presión social y un factor X llamada predisposición. Al igual que algunos niños dotados nacen con un talento musical o matemático inexplicable, todos nacen con rasgos de carácter inexplicables, gustos y aversiones, y todo lo demás que hace que cada nuevo humano sea único.

El factor X no puede explicarse a satisfacción de todos: los genes son la explicación de moda en Occidente, el karma en Oriente, pero los otros ingredientes "aquí" son construcciones mentales que se pueden cambiar. Las personas superan todo tipo de cosas que no quieren, desde la falta de amor a los malos recuerdos hasta el hábito de comer en exceso.

El movimiento del potencial humano simboliza la intención de cambiar en una dirección positiva, e incluso si el éxito está lejos de ser asegurado (el viejo condicionamiento es increíblemente obstinado y persistente), la visión de superación personal domina la vida en casi todas partes donde existe la oportunidad.

Pero hay un problema. Si confiamos en la mente para deshacer los males creados por la mente, ¿No es esto una Autocontradicción? Le estamos pidiendo a un agente hostil, poco confiable y desconcertante, nuestra propia mente, que resuelva el sufrimiento al que se aferra.

La inutilidad de pedirle a la mente que se cure a sí misma se enfrentó hace siglos. La pregunta crucial era si una persona puede ir "aquí", inspeccionar el desorden y el desorden general de la mente, y decidir con claridad qué se debe hacer. La respuesta es difícil, porque nadie es un agente honesto cuando se trata de su propia mente.

El paisaje "aquí" está lleno de cosas que nos gustan y cosas que no nos gustan. ¿Por qué deberíamos confiar en nosotros mismos, cargados con el condicionamiento que nos mantiene estancados, para ser imparciales? De hecho, la mente es tan compleja que tendrías que ser omnisciente para arreglar todo.

Luego está el problema de tirar al bebé en el agua del baño. No queremos descartar las construcciones mentales que enriquecen la vida humana: arte, música, filosofía, ciencia, etc. Hace siglos, enfrentados a examinar lo que se encuentra "aquí" de una manera justa e imparcial, se descubrió que la mente No podía conocerse a sí misma, y mucho menos curarse a sí misma.

La objetividad era imposible por varias razones. Cada persona tiene una historia de vida y una agenda de esperanzas y ambiciones que colorean su visión de sí mismos. El ego juega un papel dominante en todas nuestras decisiones, y tiene su propia agenda, que es la autoprotección. Todo "aquí", resulta que, está enredado con todo lo demás.

Toda la masa enredada es el “yo", la persona que mi mente ha construido desde su nacimiento. Este "yo" es la última persona en la que alguien debe confiar para ser imparcial, justo y sabio.

Por lo tanto, el camino a seguir para terminar con el sufrimiento tenía que pasar por alto de alguna manera al "yo" con mi antiguo condicionamiento, mi confusión y conflicto, en otras palabras, todo el sistema creado por la mente.

Este desvío se puede hacer, sorprendentemente.

La mente, como solemos relacionarnos con ella, está constantemente activa. Pero cuando está tranquila, la mente vuelve a sus "cosas" esenciales, la forma en que un océano turbulento se convierte en agua en calma. Lo que la mente establece, su esencia misma, es la conciencia. El gran descubrimiento sobre la mente en el mundo antiguo es que la conciencia, en su condición pura, ilimitada e inactiva, es el estado fundamental de la mente, antes de que comience todo el proceso de creación de construcciones mentales.

De esta percepción surgió la enseñanza conocida como el “No-Hacer”.

El sufrimiento requiere trabajo, memoria, lucha y atención. No hacer nada no toma nada de esto, y por eso la teoría era que la conciencia por su propia naturaleza no contiene sufrimiento. Si se deja solo, la conciencia deshará las construcciones mentales y hará que la mente sea nuestra amiga por fin.

Este proceso de curación y rehabilitación depende, como puedes ver, de que la teoría sea correcta.

Generación tras generación ha experimentado sufrimiento. La vida se ha construido alrededor de construcciones hechas por la mente, de las que no podemos prescindir. No hay garantía de que la conciencia, dejada a sí misma, conserve lo que más valoramos sobre el hecho de ser humano mientras nos libramos del sufrimiento creado por la mente.

¿Y si terminamos siendo pasivos y totalmente separados de la vida real?

En la próxima publicación, discutiremos cómo el fin del sufrimiento realmente se produce una vez que la mente ha sido expuesta por lo que realmente es. La conclusión es la TRANSFORMACIÓN, nada menos.

(Adaptado y Complementado de Chopra D., San Francisco Chronicle, Abril 2019)

#mente #aliada #construcciones #mentales #apegos #programación #sufrimiento #ira #miedo #envidia #depresión #felicidad #feliz

8 views0 comments