HIGOS: UNA MARAVILLA ANCESTRAL



Los higos son un alimento que ha estado presente en las dietas desde la época de los Griegos y los Romanos, formando parte esencial de su nutrición. De hecho, son nativos de Medio Oriente y el Mediterráneo, y los griegos los apreciaban tanto que alguna vez crearon leyes para evitar su exportación.

Estrictamente, los higos son flores invertidas. Las higueras no florecen de la misma forma que lo hacen otros árboles frutales como los almendros o los cerezos.

Las flores de la higuera crecen dentro de una vaina en forma de pera que luego madura hasta convertirse en la fruta que conocemos, el higo.

¿Pero por que son tan ricos, deseados y beneficiosos?

Los higos tienen un sabor dulce y único, una textura suave y gomosa, y están llenos de semillas crujientes y comestibles. Por su dulzura natural, antes de que hubiera azúcares refinados, se usaban para endulzar.

Los higos son una buena fuente de azúcares naturales, minerales y fibra soluble.

Entre los minerales están potasio, calcio, magnesio, hierro y cobre.

Además, provee las vitaminas antioxidantes A, E y K, que contribuyen a la salud y el bienestar.

Si comparamos 100 gr. de higos con sus propiedades nutricionales podemos destacar que:

100 gramos de higos frescos contienen...

  • 80 calorías

  • 1,3 gramos de proteína

  • 0,3 gramos de grasa

  • 20,3 gramos de carbohidrato

  • 2,2 gramos de fibra.

Realmente son un alimento extravagante y delicioso que a menudo se recomienda comer higos para tonificar los intestinos, así como para que actúen como laxantes naturales, pues tienen un alto contenido de fibra. (los higos pueden ser útiles para quienes quieren perder peso. Los alimentos con mucha fibra hacen que nos sintamos llenos y reducen los antojos.)

Los higos contienen además prebióticos, que benefician la flora intestinal.

Son también una buena fuente de calcio, un mineral que juega un papel importante para la densidad ósea. Por otro lado, su alto contenido de potasio puede contrarrestar la excreción urinaria de calcio causada por el alto consumo de sal. Eso, a su vez, ayuda a que el calcio se mantenga en los huesos y disminuya el riesgo de osteoporosis.

Eso si, los higos tienen altas niveles de oxalatos. Comer cantidades excesivas seguramente tendrá un efecto laxativo, así que hay que disfrutarlos con moderación.

Sin duda alguna son un alimento delicioso que todos deberíamos incluir en nuestra dieta, ricos en minerales y antioxidantes así como fibra, exquisitos de sabor y textura agradable, no por algo los Griegos los cuidaban tanto

¿Te animas a consumirlos más seguido?

FUENTE: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141125_bondades_higos_finde_dv

#frutas #salud #higos #nutrición #bienestar #comida

4 views0 comments